Opinión

¿Y tú qué haces? | El riesgo que corren los artistas

• Bookmarks: 45


*Sonia Félix Cherit

“La aportación a la sociedad del artista, incluyendo cualquier disciplina, debe de ser buscando mejorar nuestro mundo de forma crítica, evitando el control de la moda y acciones políticas ajenas a nuestro yo individual”.

Como artista plástico pienso en la gran distancia existente a veces entre la interpretación del artista ante su obra y la que el público o crítico le da. Esto transforma la esencia de su creación según llegue a otros cerebros y mundos que buscan desesperadamente una conexión con sus propias vivencias y realidad. Es aquí donde el creador o la creadora corre el riesgo de la destrucción de su creación dependiente del gusto y empatía de alguien dirigido por su ambiente cultural, político y social.

Tenemos un claro y extremo ejemplo: el nacionalsocialismo alemán, que consideró basura a Picasso y remató sus obras a unos cuantos miles de dólares y después de un par de décadas se subastaron en cientos de millones de dólares. Es tan peligroso para el artista depender de estas situaciones donde un crítico y/o bien un simple espacio periodístico, a veces neófitos en el tema, acabe con su creatividad con ese proceso creativo, que concluye en la exposición de lo creado.

La aportación a la sociedad del artista, incluyendo cualquier disciplina, debe de ser buscando mejorar nuestro mundo de forma crítica, evitando el control de la moda y acciones políticas ajenas a nuestro yo individual. El arte decorativo, aquel que muchos buscan ya sea por color o figura o “porque me inspira” o “me dice algo”. Sí, tiene su validez, cada uno sabrá y podrá elegir a su parecer y gusto, pero el artista debe de actuar, por salud, libremente no dejarse regir y mucho menos prostituir por una sociedad de consumo. Motivos de depresión y bloqueo, donde su espíritu será víctima.

Muchas veces por sobrevivir, ser vistos o queridos ofertan sin cuidado aquella obra dónde se dejó el alma quedando el vacío, el fracaso casi el dolor de perder a un hijo. La sociedad poco sabe de la pasión del artista a su obra, de es verdadero artista empeñado en ofrecer lo mejor de él. Él o ella olvida las horas, los días, las comidas sólo quiere crear. La creación llega en ese momento en la que los pensamientos se van aplicando sobre el lienzo, la piedra, el cuerpo igual que, ahí se penetra el espíritu de la locura, donde no se acepta la interrupción. La éxtasis divina de la creación.

Los artistas deben tomar la crítica como parte de su desarrollo sin permitir que, de forma alguna, rija su vida. Tomar vereda de forma valiente e inteligente sin permitir acceso a los bloqueos.  Su realización y satisfacción personal estará cumplida a la mano de esa aportación y misión en la vida dando colores, formas y acciones a su sociedad y medio ambiente.    Para reflexionar un poco sobre el ser artista.

*Activista y feminista contra la violencia contra las mujeres, los derechos de niños y niñas, y la comunidad LGTBIII; promotora cultural independiente en Casa de Engracia y presidenta de la Asociación Civil Sonia Félix Cherit. Síguela en facebook aquí.

45 recomendaciones
76 views
bookmark icon