Destacados

Una ingratitud no reconocer nuestra labor: Maestros

• Bookmarks: 6


Sonia Valenzuela

GUADALUPE, ZAC.- Jesús Enrique Oliva García es maestro de telesecundaria y tiene 11 días sin recibir su salario. La solidaridad de sus compañeros ha ayudado a no resentir los estragos anímicos y económicos, pero el sentimiento de ingratitud a su trabajo es lo que lo lastima.

Recuerda la fecha exacta, en el año de 1996, cuando junto con otros 480 participantes concursó por un puesto para maestro. Con orgullo narra que tuvo que pasar por diferentes etapas: salud, conocimientos básicos y emocionales logrando ser parte de las 20 plazas de basificados; en esa ocasión también lograron un espacio para trabajar 30 docentes provisionales y de contrato.

Ve más: Bad Bunny arrasa con 10 premios en los Billboard a la Música Latina

La comunidad del Malacate muy cerca de Jalisco fue donde comenzó a dar sus primeras clases “ha significado mucho para mí porque es mi vocación lo he hecho con mucho respeto” dijo.

Ser maestro de telesecundaria significa arriesgarse a estar en las zonas más alejadas, en las zonas más vulnerables y él se siente satisfecho que desde hace 25 años puede ver el fruto de su esfuerzo reflejado en sus alumnos que ahora son profesionistas o acuden a la universidad.

Para él dar clases era el objetivo ¿Cómo sería su pago? Si a través del estado o la federación parecía no tener relevancia, pues unos como otros reciben las mismas prestaciones y tienen las misas facilidades para participar en programas que mejoren su salario o condiciones laborales.

Ve más: China declara ilegales todas las transacciones de criptomonedas

“Quizás el beneficio es que aquí tenemos el acceso a la aclaración de la nómina, alguna anomalía podremos tratar con el patrón de manera más directa que es el estado” señaló.

El docente se siente agradecido con el sistema de telesecundaria. Sin embargo, en este año vive una de las cosas que más lastiman su carrera: la falta de su sueldo que para él simboliza un desconocimiento a su labor, lo califica como una “ingratitud”.

“Es una forma tanto de presión psicológica como económica. Hay compañeros que se ven nerviosos que se ven tensos y que hemos estado solicitando créditos, préstamos y como hemos podido hemos salido adelante” expresó.

Ve más: Se suman a la toma presidencias de Guadalupe y Zacatecas

Afirma pese a que él personalmente contaba con un “guardadito” para las emergencias; a estas alturas las exigencias de sus hijos, del hogar, las deudas, las hipotecas y créditos ya lo superan.

“He recibido el apoyo de todos mis compañeros y el apoyo de mis compañeros se manifiesta en esto, en estar exigiendo en hacer fuerza en hacer esa presión que se requiere para que se respete para que se respete el salario” indicó.

Legalmente esta falta de salario tiene sanciones legales, pero afirman continúan apelando al humanismo y la buena voluntad del gobierno.

“Señor gobernador hemos trabajado, hemos respondido, hemos hecho la labor que nos ha encomendado y los frutos los puede ver, se pueden ver aquí y en cualquier parte, usted puede preguntar en las comunidades ¿han cumplido los maestros? Es momento de que también usted cumpla con ellos y pague sus salarios como corresponde” concluyó.

Ve más: Messi se pierde segundo partido por molestias en la rodilla

6 recomendaciones
98 views
bookmark icon