Opinión

Una Colorada (vale más que cien descoloridas) | Recuperar memoria

• Bookmarks: 8


Un mexicano, que más allá de las conveniencias políticas dio lugar al amor en todas sus expresiones, incluido el que le movió a apoyar a los más necesitados a partir de ideas geniales; un ciudadano sonorense al que los ingratos y los desleales prácticamente ignoraron durante estos cinco lustros…

Ana Lilia Cisneros*

Como cada año -desde hace 25- en marzo repaso los documentos que celosamente he guardado pues conservan en blanco y negro el pensamiento de un hombre, quien se distinguió por su afán de cultivar la mente, ser parte de quienes aman a su país y no lo supeditan al encanto que atrapa a turistas y muchos pseudo académicos, que en realidad poco entienden el porqué de su beca.

Un mexicano, que más allá de las conveniencias políticas dio lugar al amor en todas su expresiones, incluido el que le movió a apoyar a los más necesitados a partir de ideas geniales; un ciudadano sonorense al que los ingratos y los desleales prácticamente ignoraron durante estos cinco lustros; un militante priísta de cuya muerte muchos se conmocionaron –no sé si por culpa, temor o vergüenza- otros honestamente nos dolimos primero por la violencia de la cual fue víctima y luego por la observación de las largas filas de “viudas” que se fueron convirtiendo en tránsfugas.

Hace 25 años, empezaron a llenar los vacíos de poder los líderes del pueblo “zafio”, ese carente de finura, cuya respuesta que pretende ser graciosa se convierte en motivo de lástima.

La generalidad del insulto ha sido de tal envergadura que hasta la real academia terminó por reclasificarle como barbarismo y en medio de la multiplicación de las confusiones, los toscos, los groseros, los oportunistas y dispuestos a reírse de cualquier ocurrencia, aunque no se comprendan sus alcances, se transmutaron en sabios. Y así la masa ordinaria, ruda o zafia, terminó con títulos cuasi-nobiliarios de pueblo sabio.

Como si se tratará de una mala representación de la resurrección luego de que el primer mandatario visitara Sonora y descubriera que para él el pensamiento de Colosio era digno de ser retomado, todos -tirios y troyanos- se han declarado colosistas y en nombre de aquel asesinado en Baja California, de pronto hubo reuniones de cualquier tipo.

El actual dirigente de la fundación que lleva su nombre, marchó al lado de la presidenta tricolor, hija por cierto de otro priísta asesinado en 1994- con familiares y amigos en Magdalena de Kino.

Un académico de línea indubitable en las filas priístas estuvo en Lomas taurinas, sin el cobijo que personas que desde la cúpula pretenden heredar el control y presupuesto de este partido, a un novel joven gobernador solo por el mérito de tener la bendición de quien ha concertado “quien sabe que” para incluirle en las filas del “pueblo sabio”.

¿Están los auténticos priístas dispuestos a la lealtad con Luis Donaldo Colosio? ¿Les queda claro a los simuladores que una parte central del pensamiento de Luis Donaldo giraba en derredor de “la sociedad civil” como un pilar importante de la república? ¿Cuál será la postura del PRI, después del mes de agosto en temas como las estancias infantiles o los modestos pero efectivos centros de resguardo de mujeres violentadas?

El fin de semana escuché toda suerte de “anécdotas”. A 25 años de distancia, todos quieren poder presumir de que: lo conocieron, prestaron sus instalaciones –públicas o privadas- para una reunión importante, se rebelaron frente a algún regaño, supieron de sus amantes, conocieron de su inclinación musical y bohemia y hasta se ofrecieron a donar sangre luego del homicidio; aunque poco se ha dicho de la lucha desigual que libraron los patronos de organizaciones de la sociedad civil, que ante la muerte de Luis Donaldo Colosio Murrieta, se vieron asediados por gobiernos y hasta donantes interesados que de pronto recomendaron cosas como “debes quitar la placa que lo menciona” “con cuidado porque las cosas ya cambiaron y el PRI ya va de salida”. ¿Qué importa si el motivo de la reunión fue cena o solo cafecito?

En este circo, donde hasta los enanos están creciendo ¿Cuál es el papel de una sociedad civil a la que se acusado de corrupta, conservadora y fifí? ¿Han repasado lo que Luis Donaldo pretendió cuando dispuso de fondos modestos pero efectivos para desarrollar a las OSC? ¿Cómo es que esta idea genial y práctica se convirtió en una burocracia que hizo de los beneficiarios una suerte de posibles “delincuentes”, sólo por apoyar sus programas con fondos que nunca fueron más de 250 mil pesos anuales?

Para quienes no estamos en el poder y nos negamos a ser transformados en masa zafia lo único que nos queda es el análisis y la reflexión ¿Tenemos algo que decir acerca de las prebendas que pretenden quienes se ostentaron como cristianos y que solo fueron usados para conseguir puestos? ¿Por qué los auténticos comunicadores no se adentran en la realidad de las iglesias –católica, y no católicas, cristiana y simuladores- y le muestran al público la realidad de un enemigo que sigue la antigua premisa de “divide y vencerás”?

Muchos de los que estuvieron en Lomas taurinas hace 25 años pueden dar testimonio de que ahí, el pueblo sigue con  hambre y sed de justicia; los agoreros que hablan, sin plena consciencia, de rescatar al PRI ¿de verdad harán lo posible para que ese anhelo de Luis Donaldo Colosio sí se convierta en programas y realidades? o ¿solo es estratagema de perversos a los cuales no les ha llegado el mínimo de comprensión de que por ellos es que llegamos a este punto de destrucción de todo lo que nuestros sabios, abuelos y padres nos legaron?  Por lo pronto más allá de los cuentos y las presuncionales es bueno para recuperar la memoria que nos dediquemos al estudio, no para orquestar venganzas sino para darle cause a lo que todavía tenemos como patria.

8 recomendaciones
69 views
bookmark icon