Entorno

Rosa de la Cruz, una mujer indígena de gran amor a su cultura

• Bookmarks: 10


Texto: Arely Flores

Fotos: Édgar Robledo

ZACATECAS, ZAC.- Orgullosa de sus raíces y de su cultura, Rosa de la Cruz Cruz es una mujer que con la frente en alto busca oportunidades educativas y laborales que todavía son difíciles de conquistar en una sociedad que margina.

Hoy se conmemora el Día de la Mujer Indígena y Rosa compartió con Ecodiario Zacatecas un poco de su historia.

Es originaria de Chicontepec, Veracruz, una comunidad ubicada en la huasteca Veracruzana. Reconoce que uno de los principales retos que enfrentan las indígenas es el acceso a la educación.

Aunque poco a poco se ha podido avanzar en la lucha contra una doble discriminación, por ser mujer y ser indígena, hay mucho por hacer para visibilizar y valorar esas historias llenas de dignidad.

El sueño de estudiar

De la Cruz Cruz reconoció que el acceso a la educación es difícil, pues antes, la mayoría de la población no podía acceder. En su localidad solo hay primaria.

Para ir a la preparatoria tenía que caminar una hora a una comunidad cercana a la suya o viajar en auto cuando alguien le daba un raite.

Rosa llegó a Zacatecas hace ocho años con el sueño de terminar una carrera. Gracias a la accesibilidad que ofrece la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y lo económico en sus planes de estudio, concluir una carrera es una posibilidad para población de escasos recursos.

A nivel nacional, la UAZ es la segunda universidad más barata del país. Según la rectoría, el ingreso promedio del 70 por ciento de los estudiantes está entre uno y tres salarios mínimos.

Considerando a la máxima casa de estudios en Zacatecas una opción para continuar su educación fue como Rosa decidió, en 2011, dejar su comunidad de origen; ya conocía la experiencia de jóvenes del mismo municipio que habían estudiado en la UAZ y que, con apoyos de los comedores para estudiantes, albergue y becas, lograron terminar una carrera.

La hermana mayor de Rosa también estudia y está en la Unidad Académica de Derecho. Rosa se gradúo en 2016 de la Facultad de Contaduría y Administración. Actualmente, cursa la Maestría en Investigaciones Humanísticas y Educativas (MIHE) en la UAZ.

Reconoce que la mayoría de las mujeres indígenas abandona sus estudios y se dedican a trabajar o se casan. La mayoría llega apenas a nivel preparatoria. Para ella, fue muy difícil continuar estudiando.

“Si yo quería estudiar tenía que pagarme mis estudios porque la situación económica de las comunidades es muy difícil”, expresó.

A sus 33 años, Rosa de la Cruz está convencida que el estudio es tener un panorama diferente y de riqueza cultural. “Estudiar es prácticamente romper con lo tradicional”, manifestó.

Revalorar la cultura y la tradición

Orgullosa de sus raíces, Rosa ha trabajado como profesora de náhuatl y afirma que, recientemente, ha habido más reconocimiento respecto a la tradición y cultura indígena.

Aseguró que no ha sido víctima de un acto de discriminación directa por su condición indígena, “pero indirectamente sí sufrimos, socialmente no podemos ser tan libres y ser lo que somos tan abiertos, la gente te mira”, indicó.

A diferencia de sus padres, Rosa pudo continuar hablando su lengua materna en la escuela, donde también aprendió el español. Hoy como mamá empieza a enseñar las primeras palabras en náhuatl a su bebé.

“Antes era penado que hablaras tu idioma en la escuela y hasta los golpeaban, a mí ya no me tocó”, indicó. A ella le tocó una educación básica bajo un modelo bilingüe. Sin embargo, es una realidad que en las escuelas poco se hace para que los niños hablantes de lenguas indígenas reciban atención escolar en su lengua.

Rosa recuerda que cuando cursaba la primaria, en muchas ocasiones los profesores no sabían náhuatl o iban aprendiendo conforme avanzaba el ciclo escolar, lo que limitaba que los alumnos continuarán su educación con su lengua materna, incluso se les entregaba solo un libro de los que utilizaban en náhuatl y la falta de material didáctico era una constante.

Pero esto no siempre fue así. Sus padres, por ejemplo, se enfrentaron a la prohibición de hablar su lengua en el salón de clases, ya que si lo hacían eren reprendidos o golpeados por los profesores.

Actualmente, De la Cruz Cruz da clases de su lengua indígena y está convencida que, así como se aprende inglés, en el país todos deberían estudiar una lengua de México para conocer más la cosmovisión de otras culturas.

De acuerdo con el catálogo de las Leguas Indígenas en territorio mexicano hay 68 lenguas, entre las que destacan el mixe, mixteco, mazateco, chontal, tsotsil, triqui, maya, seri, tarahumana y por su puesto el náhuatl.

Respeto por la naturaleza

Es bien sabido que los pueblos originarios tienen un papel fundamental en la preservación del medio ambiente, pues se estima que los indígenas de las diversas regiones, son poseedores o utilizan el 22 por ciento del territorio mundial.

Para Rosa la relación de su cultura con la naturaleza es clara. Para empezar, Chicontepec proviene del náhuatl Chicon – siete y tepec – cerro, nombre que refiere la riqueza natural del lugar, pues significa lugar de los siete cerros.

“Nosotros los indígenas mantenemos la relación muy estrecha con la naturaleza”, explicó al referir que desde su cultura se da otro sentido a las cosas.

El dato

Cada 5 de septiembre se recuerda a Bartolina Sisa, heroína aymara que dio su vida contra la dominación española y murió a manos del ejército realista, en 1782. La indígena murió torturada, ahorcada y descuartizada, y luego fue exhibida su cabeza y extremidades en los sitios donde luchó, para escarmiento de los pueblos originarios que se oponían a la colonización.

De acuerdo con cifras del Gobierno de México, en el país hay 6.7 millones de mujeres indígenas, quienes representan el 10.4 por ciento del total de las mexicanas.

Se estima también que 26.5 millones de mujeres de pueblos originarios viven en América Latina.

Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoce que la condición monolingüe de esta población femenina las coloca en situaciones de exclusión, pobreza, discriminación, difícil acceso a la educación y servicios de salud, en general en mayor desigualdad.

10 recomendaciones
336 views
bookmark icon