Zacatecas Dejando Huella

Perdura el taco envenenado a través de las décadas

• Bookmarks: 297


Rubén Palomo

ZACATECAS, ZAC.- Los tacos envenenados se han convertido en un platillo típico del estado de Zacatecas. El primer lugar donde se vendió este platillo fue en El Gran Taquito que comenzó sus operaciones desde 1960; sin embargo, la venta de este platillo inició en 1957, a un lado de la estación del tren, cerca del ahora edificio del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El emprendedor fue don Lauro, quien bautizó el taco como envenenado como un chascarrillo para los visitantes de la ciudad. Como don Lauro realizaba su venta cerca de la estación, los visitantes llegaban y le preguntaban de qué estaban hechos los tacos, a lo que don Lauro respondía que de veneno, dando así origen al famoso nombre Taco Envenenado.

Jesús Iván Ortiz, dependiente de El Gran Taquito, comentó que la historia de que los tacos contenían veneno se tomó como cierta durante un tiempo, ya que los mineros que le consumían a don Lauro fallecían al poco tiempo; no obstante, se aclaró que los mineros se encontraban contaminados por los gases de las minas, y no por el consumo de los tacos envenenados de don Lauro.

Jesús Iván Ortiz también comentó que don Lauro era una persona muy especial y él escogía a su clientela, ya que en ocasiones se negaba a vender tacos a ciertas personas, sólo por su carácter. El legado de don Lauro fue continuado por Ismael Torres, quien continuó la venta de Tacos Envenenados en el Gran Taquito.

El Gran Taquito está ubicado en la avenida Morelos, a contra esquina de la escuela Benito Juárez, sitio en donde pueden degustar el platillo típico zacatecano y darle un pequeño gusto a su paladar.

Con el paso del tiempo se han realizado algunas variaciones a los tacos envenenados, y en este local se puede encontrar el taco envenenado tradicional y original, con queso, con bistec o combinado, desde los 15 hasta los 29 pesos. También hay quesadillas con la sazón de los originales tacos envenenados.

Jesús Ortiz agregó que debido a la pandemia, las ventas se han visto afectadas y el local estuvo a punto de cerrar sus puertas; sin embargo, se ha podido salir adelante, gracias a las ganas y al antojo de los zacatecanos y visitantes.

Invita al público en general a no dejar de comer este famoso platillo zacatecano. Él se encuentra listo para brindar sus servicios de 10 de la mañana a 9 de la noche.

297 recomendaciones
187 views
bookmark icon