Municipios

Paisanos, principales turistas en Teúl, Pueblo Mágico

• Bookmarks: 12


Notimex

ZACATECAS, ZAC.- Turismo rural, de aventura, cultural y gastronomía se reúnen en el Pueblo Mágico de Teúl de González Ortega, cuyos visitantes son principalmente paisanos radicados en Estados Unidos.

En promedio se registran 15 mil visitantes al año generadores de una derrama económica estimada en seis millones de pesos.

Los turistas llegan por primera vez o vuelven a este Pueblo Mágico para disfrutar de experiencias como el Festival del Hijo Ausente, en agosto, o bien, para visitar sus museos, recorrer la zona arqueológica y el Centro Histórico o hacer camping en la sierra.

También disfrutan de las actividades que hay en la presa La Ticuata, uno de los importantes atractivos al ofrecer una experiencia única, gracias al concepto de paseos en trajineras como las de Xochimilco, en la Ciudad de México.

Cada rincón del Teúl de González Ortega tiene una historia que contar, como la de Javier Gutiérrez, prestador de servicios en las trajineras, quien dijo que salió desde muy pequeño de Hacienda Vieja, una comunidad cercana, a Sonora donde aprendió el oficio de pescador y luego cruzó la frontera a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades.

Comentó que “adaptarse no fue fácil”, ya que al regresar a su país, hace 10 años, tuvo que volver a empezar en un pueblo que no conocía, debido a que salió muy chico de él.

Sin embargo, dijo que actualmente disfruta el servicio turístico porque puede conocer gente de muchos lugares, además de esta actividad realiza labores en la obra, haciendo honor a una característica de los zacatecanos: el trabajo.

“La presa, pues aquí pueden ver están las trajineras, algunos cayac, canoa india, la gente que quiera pescar, también puede pescar… es agua totalmente de las lluvias”, expresó.

Asimismo, otros visitantes, como Karla o Celia, quienes coincidieron en que “es un lugar muy mágico, muy bonito”, por lo que invitan al paisano a regresar.

Celia llamó a los coterráneos a “que vengan por una o dos semanas, que puedan dar un recorrido por la presa, visitar la mezcalera, comprar un mezcal que les recuerde que es su tierra, que puedan subir a la zona arqueológica y ver que tiene una raíz tan tan grande, prehistórica y todo eso.

“Sí, la verdad, al paisano que regresa sí le quedan las ganas de volver, la mayoría se ha vuelto más recurrente, y creo que eso nos va ayudar mucho a que la gente recupere su identidad, a que recupere ese amor a su tierra, que de repente lo pierde con el paso de los años”, expresó. 

Javier Gutiérrez dijo que “todos nos vamos con un propósito, una ilusión de tener algo en México, y a veces muchos lo logramos y a veces muchos no, yo me fui a la edad de 20 años a trabajar a los Estados Unidos, comencé trabajando de ayudante de albañil y no me pareció muy bien el trabajo, me cambié a una compañía de pintura y duré varios años”, pero luego regresó aquí.

Recordó que “cuando yo llegué, pues llegué a otro pueblito donde no conocía a la gente, ya era muy aparte de donde yo me crié y tuve que comenzar de nuevo a adaptarme con las personas”.

Ahora, dijo, “puedo decirles pues, que es nuestra tierra y por qué vamos a rechazar nuestra tierra, sea como sea, pues salimos adelante y Dios no lo deja nunca a uno”.

12 recomendaciones
89 views
bookmark icon