Deportes

Aullidos de tristeza, con la muerte del Perro Aguayo

• Bookmarks: 8


Quien en vida llevara el nombre de Pedro Aguayo Damián, murió a los 73 años en Tala, Jalisco; nació el 18 de enero de 1946 en Nochistlán, Zacatecas, motivo por el que en todas sus presentaciones salía de los vestidores con la Marcha Zacatecas, mientras que los narradores deportivos y promotores lo conocían como El Can de Nochistlán.

Al momento que la promotora Perros del Mal dio a conocer la fatal noticia por Facebook y Twitter, amigos y fanáticos no dudaron en mandar muestras de cariño a la familia Aguayo Ramírez, la que informó que el can mayor será velado, a partir de este jueves a las 10 de la mañana, en una conocida funeraria de Avenida México, en Guadalajara Jalisco.

“La Familia Aguayo Ramírez con mucho dolor comunicamos el sensible fallecimiento de nuestro amado padre y esposo Don Pedro “Perro Aguayo”. Agradecemos su comprensión para poder dar despedida y elevar una oración por su eterno descanso”, se puede leer en la cuenta de Facebook de Los Perros del Mal.

El Perro Aguayo tuvo una trayectoria luchística de 30 años, en los que tuvo una gran cantidad de triunfos, giras a Japón con diversas empresas niponas, como la New Japan Pro-Wrestling, mientras que en territorio nacional, entre sus rivalidades más sonadas fueron con El Santo y su junior.

Durante su larga trayectoria consiguió una gran cantidad de cabelleras, títulos y máscaras; entre las melenas más representativas que consiguió El Can de Nochistlán están las de Karloff Lagarde, Ray Mendoza, Negro Navarro, Texano, Sangre Chicana y Bestia Salvaje, por mencionar algunas.

Entre las incógnitas más destacadas que cayeron a manos del Perro Aguayo, están la de Máscara Año 2000, pero la más recordada es cuando destapó a Carlos Santiago Espada, mejor conocido como Konan, duelo que se estipuló en un par de fines de semana en la Arena México, luego de participar en una ruleta de la muerte.

La batalla en ambos viernes fue desgastante para ambos contrincantes, la México Catedral era un infierno, el público dividido y la experiencia de El Can de Nochistlán lo sacó adelante, que con maestría aplicó unas patadas voladoras a Konan, quien se impactó contra el réferi Gran Davis, sacándolo del cuadrilátero y abriéndole la ceja.

Una vez que el encargado de sancionar las acciones pudo regresar al encordado, decretó la descalificación contra el cubano, con lo que el Perro Aguayo se hizo con una incógnita deseada por muchos y la amistad de Carlos Santiago Espada.

A pesar uno de los pocos rudos que luchó durante toda su carrera sin máscara, El Perro Aguayo siempre fue bien recibido por la afición.

En la carrera de El Can de Nochistlán también hubo descalabros, como cuando perdió la cabellera, en diversas ocasiones contra El Santo, Ringo Mendoza, El Faraón, El Solitario, Konan y Universo 2000.

8 recomendaciones
71 views
bookmark icon