Destacados

María Herlinda, orgullosa de ser ladrillera

• Bookmarks: 17


Cecilia Palacios

FRESNILLO, ZAC.- Desde que tenía nueve años, María Herlinda Murillo Mendiola aprendió el oficio de hacer ladrillos y, con el paso del tiempo, ésta se convirtió en su principal trabajo y fuente de ingreso.

Sobre la carretera salida a Jerez se encuentran las ladrilleras, lugar de trabajo de María Herlinda, donde sin importar los rayos del sol y lo pesado de su labor, María Herlinda gana el pan para su familia.

Cada día, Murillo Mendiola elabora alrededor de 500 ladrillos; sin embargo, de mil ladrillos que se venden, a ella se le pagan 800 piezas, aunque estas cantidades dependen de la demanda del producto.

La jornada laboral de Murillo Mendiola empieza a las 8 de la mañana, cuando, sin importar el clima, trabaja descalza y empieza a cargar las carretillas de tierra, que, posteriormente, moja y bate con sus manos, para luego colocar la mezcla en los moldes y ponerlos a secar.

Sus pies y manos son los principales instrumentos de su oficio, una labor que realizan en su mayoría hombres y lo cual es motivo de orgullo.

“Me siento contenta y orgullosa, porque no todos pueden trabajar en lo que me dejaron de herencia”, expresó al compartir un poco de su historia con Ecodiario Zacatecas.

Pese a tener un embarazo de dos meses, de alto riesgo, María Herlinda realiza todas las faenas que implica el proceso de crear un ladrillo, actividad que, además, realiza acompañada de sus hijos, quienes también le ayudan a realizar la labor que exigen la elaboración de ladrillos.

Consciente de que el trabajo es indispensable para llevar un sustento a su hogar, su oficio lo desempeña con gusto y orgullosa, además, lo heredó de su padre, Emilio Murillo.

“Desde que nacieron cada uno de mis hijos andan conmigo, ahora ya llenan carretillas, cantean, entre otras cosas, que aprendieron, porque desde que estaban en la pancita yo trabajaba”, manifestó.

17 recomendaciones
35 views
bookmark icon