Cultura

Llega La Preladita a la Plazuela del Moral

• Bookmarks: 17


Texto y fotos: Fernando Quijas

ZACATECAS, ZAC.- El cantante desafinó en las primeras notas. Para cualquier mariachi tocar Las Mañanitas pudiera ser algo tan básico como para un carpintero lo es hacer una mesa. Pero las personas reunidas en la Plazuela del Moral dejaron pasar tan fea entrada ya que estaban ocupadas en algo que pudiera parecer más importante: recibir a la Virgen de la Preladita nuevamente, como se ha venido haciendo desde hace más de 30 años.

Desde uno de los hogares de la plazuela salen piezas de pan y tamales, así como vasos humeantes de ponche y atole para quienes están reunidos adorando a la Virgen que está a un costado de la entrada.

Desde ahí, María del Carmen Tovar habla sobre la fiesta que se ha vuelto tradición en la Plazuela del Moral desde que su suegra recibió a La Preladita por primera ocasión como un acto de devoción.

Con voz amable, María del Carmen platica que la llegada de La Preladita a la Plazuela del Moral no se debe a un acto fortuito, sino a que este rincón del Centro Histórico funciona como un centro de catequesis. Por tal motivo, ellos y sus vecinos fueron escogidos como encargados del paso de la Virgen por este sector, que explicó es el número 6 de la división de Santo Domingo.

Cuando a María del Carmen se le pregunta cuántos milagros ha recibido de La Preladita, afirma sin dudar que han sido muchos y responde con una expresión que, más que reflexión, inspira ternura: “tan sólo estar aquí cada año recibiéndola con mucho gusto y que la gente nos acompañe, pues ya eso es un milagro. Porque ahora la gente se está retirando cada vez más de la Iglesia”.

“Ella a eso viene. A decirnos que aquí está, como nuestra madre que es. (Viene) a acompañarnos. Sobre todo ahora, con tanta inseguridad y tanta cosa. Pero ella aquí está y nosotros con mucha fe le pedimos sobre todo por la paz”, asegura.

Además de un cantante desafinado, el mariachi tiene entre sus integrantes a un menor que toca el violín, mientras que al fondo de la Plazuela del Moral otros niños juegan o escuchan con atención al lado de sus padres.

María del Carmen sonríe mientras recuerda las generaciones enteras de niños que han acudido a esta celebración y que ahora como jóvenes, o incluso adultos, continúan asistiendo al recordar los momentos vividos al hacer su catecismo en esta plazuela.

“Son cosas que a los niños se les van quedando y ahora con tanta cosa que está pasando, pues tenemos que tener mucho cuidado con los niños y encaminarlos por el camino del bien”, reflexiona con una sonrisa amable, de alguien que sabe que está cumpliendo con una misión.

17 recomendaciones
177 views
bookmark icon