Opinión

La seguridad y la nación | La transformación del mal

• Bookmarks: 9


“Desde tiempo atrás dimos cuenta de la evolución de las drogas, hoy estamos ante un reto mayúsculo.”

Hugo Rafael Sánchez González*

Con el recién aseguramiento en el estado de Zacatecas del narcótico sintético opioide conocido como Fentanilo, me hace reflexionar sobra la gran problemática que está enfrentando México en cuanto al tema de las adicciones, por un lado, y por el otro la transformación inmediata de las organizaciones delincuenciales, veamos: el Fentanilo constituye una droga sintética creada en China para la industria farmacéutica, utilizada principalmente en el tratamiento para pacientes con cáncer terminal; sin embargo, los radares de la delincuencia han puesto su atención hacia este fármaco, en primer lugar porque es 50 veces más adictivo que la heroína, y segundo porque es de 50 a 100 veces más fuerte para combatir el dolor que la morfina.

Esta droga está comenzando a acaparar el consumo estadounidense, trayendo consigo, tan sólo en 2017, un número de 72 mil muertes por sobre dosis, y lo más preocupante es que en 2016, en la Ciudad de México, se aseguró un laboratorio para producir esta droga, lo que nos da un panorama no muy alentador en el sentido que estemos desplazando la importación de China. Ahora analicemos el gran problema, dicho lo anterior respecto al Fentanilo, es que esta droga puede mezclarse con otras en tan sólo una muy pequeña cantidad, como la heroína, la cocaína y metanfetaminas, lo que hace que el poder de adicción de éstas se eleve 50 veces más, lo que significa que un joven que consuma por primera vez una droga que contenga Fentanilo está prácticamente atrapado en ella, si es que no muere por sobre dosis; aunado a lo anterior, las empobrecidas políticas sobre el consumo del alcohol que son las áreas de oportunidad para ganar adictos. Considero que estaremos ante un panorama desastroso en cuanto a muertes por sobredosis. Por lo que hace a los grupos criminales, estos se transformarán para obtener esta droga y potencializar sus productos, acaparando el mercado y trayendo una lucha violenta entra ellos.

Que nos corresponde? Al menos estar muy pendientes de nuestros jóvenes, de nuestros hijos, y que los vacíos familiares no se impongan ante esta problemática.

*Especialista en Seguridad Pública, Instructor certificado en Derechos Humanos por el CICR. Licenciado en Derecho. Contacto: silverado_hr@hotmail.com 

9 recomendaciones
49 views
bookmark icon