Opinión

La Familia | Lo primero es lo primero

• Bookmarks: 17


“Otras cosas pueden cambiarnos, pero comenzamos y terminamos con la familia”.

–Anthony Brandt–

Susana Sánchez*

En muchas asesorías me preguntan ¿qué se necesita para tener una familia sana, feliz y funcional? Aunque no existe una respuesta que dé solución y sea garantía ante la diversidad de problemas familiares que existen, y tomando en cuenta que no hay familias perfectas porque todas están hechas de seres humanos imperfectos, sí hay, sin embargo, pautas que nos pueden ayudar a conseguir la familia que queremos.

Una de esas ideas madre que nos puede apoyar en alcanzar este objetivo es, sin duda, darle prioridad a lo que la tiene, primero lo primero, y primero es la familia. Los seres queridos son lo más importante que tenemos en la vida y mejorar la calidad afectiva de nuestro núcleo familiar es lo que nos llevará a tener la familia que queremos.

Al ser el centro del desarrollo integral de la persona, la familia se convierte en el espacio que nos abre a la experiencia del amor incondicional y nos mantiene fuertes ante las adversidades, además de desarrollarnos para una vida plena. Desde pequeños somos lo que vamos viviendo y la vivencia de la familia en la que nos desarrollamos va afirmando ese camino de aprendizaje.

El tiempo y la vida compartidos en familia se vuelven no sólo una gran aventura, sino La Aventura de nuestras vidas; el espacio familiar marca permanencia, recuerdos e historias memorables para cada uno de los que las viven, y también nos da la pauta para seguir estrechando los lazos familiares que son los más fuertes que existen siempre. El amor puro que se vive en familia llega a ser la fuente de energía para el desarrollo de todas las dimensiones de la persona, dando así sentido a nuestra identidad.

Los lazos familiares son la identificación de otros como parte de uno mismo, y sentirnos familia fortalece esos lazos, de ahí que cuando alguien de los nuestros necesita ayuda debemos atender primero sus necesidades. En la pirámide de prioridades debe estar en la punta nuestra relación con Dios e inmediatamente después la familia.

Las familias felices pasan mucho tiempo juntas, dedicándose a diferentes actividades enfocadas a convivir en un entorno sano para todos, donde se comunican con sencillez, confianza y franqueza; es por eso que todo lo que dediquemos a nuestra familia en cuanto a recursos materiales, tiempo, conocimientos y sobre todo cariño resulta ser nuestra más grande inversión.

Dedicarle tiempo y atención a la familia tiene como ventajas el arraigo a sus costumbres, el crecimiento en el amor, el sano desarrollo de los hijos, el crecer en virtudes, el alejamiento de los vicios, el aumento en el rendimiento académico, una sana autoestima, un entorno más armonioso y una sociedad más segura, entre otras muchísimas cualidades.

*Maestra en Educación Familiar.

17 recomendaciones
78 views
bookmark icon