Opinión

Hablemos de Seguridad… y algo más | Una mochadita a la prevención

• Bookmarks: 48


“(…) según estudios del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), detalla que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se gastan un promedio de 1.7% del PIB en seguridad, mientras que en nuestro país apenas se gasta el 0.96%, lo cual significa un presupuesto por demás raquítico para los retos que enfrenta nuestro país en el tema de la inseguridad. Dentro del presupuesto del presente año, el gasto público en materia de seguridad es de 239 mil 319 millones de pesos, equivalente a 0.96% del PIB y a 4% del presupuesto de Egresos de la Federación y de este presupuesto (0.96%) el 70% es destinado a dos ejes: Fuerzas Armadas en apoyo a la seguridad pública e impartición de justicia, reclusión y readaptación; mientras que el 1.5% se destina a prevención y atención a Derechos Humanos”.

Diego Varela de León*

Cuando escuchamos hablar del término “prevención del delito”, entendemos por prevención toda acción destinada a evitar la comisión de un hecho delictivo mediante su anticipación, en lo cual el objetivo principal de la prevención debería ser en todo momento el de proteger la vida y los bienes de la sociedad en su conjunto.

El verbo prevenir, según la perspectiva semántica, hace referencia a tres áreas de significado:

  • Llegar antes, anticipar, preceder, actuar andes de.
  • Impedir, obstaculizar, evitar algo que se considera negativo o peligroso.
  • Anticipar un juicio negativo, discriminar algo o a alguien (estar prevenido).

Entonces pues, podemos decir que prevenir conlleva a la capacidad y/o posibilidad de prever, de prefigurar algo que aún no se ha manifestado, interpretando signos o señales premonitorias.

Dentro de la prevención del delito o conductas antisociales, que en teoría son los hechos que se pretenden evitar, y que hoy en día más bien pudiéramos hablar de subsanar o remediar hechos que día con día laceran a la sociedad y la tienen viviendo en un mar de zozobra por el clima de inseguridad que vive nuestro país; resulta por demás importante conocerlos desde sus características, modalidades, recurrencias, ámbitos en que se producen, etc., lo cual requiere de estudios minuciosos y la intervención de varias áreas del conocimiento, pues tal como lo hemos consignado, el tema de la prevención del delito requiere de un estudio, un diagnóstico, un análisis y una evaluación que no pueden ser tomadas a la ligera; no es sólo el anuncio del cambio de paradigmas, de ejes, estrategias, tácticas o derroteros donde los objetivos a lograr deberían de ser programas bien delineados que permitan disminuir los hechos delictivos, y en todo lo anterior, mucho o gran parte de todo es, sin lugar a dudas, la parte presupuestaria destinada a la prevención del delito.

En este sentido, según estudios del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), detalla que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se gastan un promedio de 1.7% del PIB en seguridad, mientras que en nuestro país apenas se gasta el 0.96%, lo cual significa un presupuesto por demás raquítico para los retos que enfrenta nuestro país en el tema de la inseguridad. Dentro del presupuesto del presente año, el gasto público en materia de seguridad es de 239 mil 319 millones de pesos, equivalente a 0.96% del PIB y a 4% del presupuesto de Egresos de la Federación y de este presupuesto (0.96%) el 70% es destinado a dos ejes: Fuerzas Armadas en apoyo a la seguridad pública e impartición de justicia, reclusión y readaptación; mientras que el 1.5% se destina a prevención y atención a Derechos Humanos.

Y tal como lo hemos señalado en otras líneas, mientras los gobiernos en sus tres niveles y ámbitos de competencia no se enfoquen realmente a la prevención del delito, y atender las causas y sus efectos mediante una verdadera política de prevención, mientras no se le invierta realmente a las policías estatales y municipales en todos los ámbitos, seguiremos viendo los mismos resultados.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

48 recomendaciones
193 views
bookmark icon