Opinión

Hablemos de Seguridad… y algo más | “Se arrancaron los muros de agua” (Las Islas Marías y el sistema penitenciario en México)

• Bookmarks: 6


Segunda Parte

De que merecen estar presos, la ley dicta que así debe ser, eso no es discutible, lo que es discutible, es si están siendo como se dice rehabilitados, ¿en verdad existe la aplicación de los distintos programas de rehabilitación para los internos?

Diego Varela de León*

En lo particular, hemos asentado al respecto, que el tema es bastante complejo en todos los sentidos y el objetivo de realmente lograr una verdadera reinserción, es un dilema y una proeza que no siempre son realidades, sino una verdadera utopía, y que hay todo un camino por recorrer, pues el tema merece mucho mayor atención reconociendo que hay  “pacientes  temporales” o “pacientes de por vida”, por así llamarlos, pues en muchas ocasiones se ha podido demostrar que algunos viven  en  condiciones  infrahumanas, y que no  solamente  están  pagando  el  importe  social  de  su  delito  privados  de  su  libertad, sino  que,  adicionalmente  sufren  otros  muchos  infortunios, como hacinamiento, insalubridad, enfermedades, alimentación  inadecuada.

En muchos casos, también  padecen  los  efectos  de  una  terrible  violencia al interior de los centros de reclusión: persecución, hostigamiento, amenazas, discriminación, golpizas  y  en  muchos  casos  hasta  la  muerte.

Todo esto,  proporcionado  por  las  mafias  internas  compuestas  por  algunos  de  los  internos  con  más  poder. La  drogadicción, el  comercio  sexual, el  alcoholismo, la “venta  de  seguridad”, las vejaciones  sufridas  por  las  esposas  o  concubinas  de  los  internos  en  las  inspecciones  de  día  de  visita  conyugal, las  extorsiones  sexuales, etc.

Esa miseria  humana  en  la que  “viven”, si  así  se le puede  llamar, es  pues  “complemento”  de  la  pena  impuesta  por  la  ley   y  ahí  es  donde  “haciendo  conciencia”, nos acordamos  de  ellos  y   sabiendo  que  son  una  parte  de nuestra  comunidad, son  una parte  de  la  humanidad, son desde luego  “algo nuestro”, pues  son  humanos, sí,  son humanos  iguales  a  nosotros, iguales  a  los  que tenemos  la  dicha  sin precio  de ser  libres, de  “vivir”  no  de  existir  solamente  como  un  objeto.

De que merecen  estar  presos, la  ley  dicta  que  así debe  ser,  eso  no  es discutible; lo  que  es  discutible  es  si  están  siendo,  como  se  dice, rehabilitados,  ¿En verdad  existe  la  aplicación  de  los  distintos  programas  de rehabilitación  para  los  internos? ¿Los internos  que   por  ley deben obtener  beneficios de  cumplimiento  anticipado  de  su condena  por  buena  conducta  y  por  trabajo, les  son  concedidos?  ¿Verdaderamente  se  les  respetan  sus  derechos  humanos? ¿Se  les  proporciona  trabajo? ¿Se  les  organizan  juntamente  con  sus  familias  sesiones  terapéuticas  de  grupo? ¿La  dependencia  correspondiente  auxilia  a  los  que  habiendo  cumplido  su  condena quedan  en libertad  y  necesitan  reinstalarse  en  la  sociedad? ¿Los  primo delincuentes  de  delitos  menores  reciben  los  beneficios  a  que  tienen  derecho?

Muchos casos dan cuenta de que las cárceles  son verdaderos  centros  de  enseñanza  y  perfección  para  delincuentes, aquellos  primo delincuentes  que  por  ser  su  primera vez, no  son atendidos  como  se  debe  por  parte  de la  autoridad, lejos  de rehabilitarse,  se  corrompen  y  se echan  a perder  más   en lugar de tener  la  oportunidad  de  recibir  las  terapias, tratamientos, etc., que  los ayuden a  superar su problema  y  no les  cueste  trabajo  reinstalarse  en  el  seno  de  la  sociedad.

Sin lugar a dudas es impostergable que la atención a todos los centros de readaptación se haga una realidad y se conjuguen esfuerzos entre los diferentes actores e instancias que tengan injerencia en este renglón, de tal suerte que se cristalice una verdadera rehabilitación y por ende una positiva reinserción a la sociedad de los internos.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

6 recomendaciones
59 views
bookmark icon