Opinión

Hablemos de Seguridad… y algo más | Inter arma, silent leges, “Cuando las armas hablan, callan las leyes”

• Bookmarks: 11


Los tiempos, al parecer, seguirán empeorando; mientras que las autoridades siguen invirtiendo cantidades millonarias y reconociendo los errores, pero en la inacción, en materia de seguridad, la cual cada día parece más insegura…

Diego Varela de León*

Hace días, la amada ciudad con rostro de cantera y corazón de plata volvió a teñirse color rojo carmesí por la sangre derramada. Esta ocasión, en un templo del saber, donde se forjan luchadores que velarán por las causas justas e inequívocas del acontecer diario.

No importó la seguridad que brindaba nuestro Prometeo que, con sus años de velar en el alma mater de muchos, ahora fue ignorado; pánico, tristezas y desesperación causaron los actos de cobardía de quienes atentaron en esta facultad contra los jóvenes estudiantes llenos de sueños, y muchas veces de hambre, pero fieles al estar presentes por el hambre del saber y del crecer, ahora sembraron en ellos la terrible incertidumbre del volver.

Pero la pregunta es: ¿Dónde está la respuesta de las autoridades al escuchar las armas que causaron eco en este templo?

Los estudiantes claman justicia, claman por paz y seguridad, ya que se sienten agraviados por la violencia que impera, y se espera que sean las autoridades las que esclarezcan los hechos ocurridos de este fatídico día 10 de abril que quedará en la memoria de la comunidad universitaria, misma que, con valor se ha unido un día después para juntar sus corazones y alzar sus voces y marchar al son de consignas de paz, siendo que este lugar universitario era de los pocos espacios que la misma comunidad universitaria externó que consideraban como seguros.

Al ocurrir esto, la incertidumbre nace y crece, y al ser dejados de la mano de sus autoridades universitarias como rectoría y solo ser apoyados por los docentes de diferentes facultades, los jóvenes se sienten indefensos.

Los tiempos, al parecer seguirán empeorando; mientras que las autoridades siguen invirtiendo cantidades millonarias y reconociendo los errores, pero en la inacción, en materia de seguridad, la cual cada día parece más insegura, no sabemos qué esté fallando.

Es difícil decirlo, si la estrategia o la aplicación del recurso, pero lo que sí sabemos es que, mientras no exista una coordinación entre todas las autoridades de los tres niveles de gobierno, ni las guardias nacionales, ni las inversiones en adquisiciones de cámaras de video vigilancia y material para equipar a los cuerpos policiacos brindarán la paz y seguridad que el Estado debe de proveer a la ciudadanía, en especial a aquellas generaciones que están luchando contra todas estas adversidades para prepararse y buscar un mejor futuro, pese a que ahora, con esto no saben si al salir de casa y llegar al templo de saber, estarán exhalando sus últimas expresiones en la búsqueda de justicia y la lucha por los derechos básicos y universales como la vida.

“Por eso, cuando las armas hablan, callan las leyes”, pero las voces de miles y miles de estudiantes no podrán ser calladas por ninguna clase de arma o poder.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

11 recomendaciones
128 views
bookmark icon