Opinión

Hablemos de seguridad… y algo más | El Bullying

• Bookmarks: 19


Diego Varela de León*

Cuando hablamos del término “Bullying” de inmediato nos remitimos al acoso escolar, un fenómeno que no terminamos por erradicar, aun y con todos los esfuerzos que día tras día realizan nuestros maestros por mantener un clima escolar libre de violencia, desde lo que podríamos decir, es nuestra segunda casa, la escuela, tanto públicas como privadas de nuestro país.

Es en ese entorno donde se presenta este tipo de violencia con sus diferentes aristas, que no es nada nuevo y, para el caso, nos remitimos a uno de los catedráticos más asiduos al estudio de este fenómeno, el doctor Dan Olweus, quien enfocó gran parte de su vida y esfuerzos profesionales al estudio de este comportamiento social desde las décadas de los 60 y 70, y de esos ayeres a la fecha no terminamos por erradicar este mal que aqueja a nuestros hijos.

Muchos han sido los esfuerzos y proclamas que se han hecho al respecto en diferentes ámbitos sociales e institucionales; y baste citar la declaración de los derechos del niño (DDN), que el 30 de noviembre de 1959 hiciera el Pleno de las Naciones Unidas (ONU) “el niño debe ser protegido contra las practicas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa, o de cualquier otra índole. Debe ser educado en un espíritu de comprensión, de tolerancia y de amistad entre los pueblos, de paz y fraternidad universal y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes”.

La violencia escolar tiene una raíz; si visualizamos una parte de nuestras vivencias, cuántos de nosotros llegamos a ser blanco de alguna agresión en diferentes etapas escolares, y que tal vez en muchos de los casos la génesis la pudiéramos encontrar sin temor a la equivocación en nuestros hogares, lo que debería ser motivo de atención para los padres de familia, pero sobre todo de acciones tendientes a erradicar toda manifestación de violencia en nuestros hijos, mediante una crianza positiva en nuestra primera escuela que es nuestro hogar, e impartida por nuestros primeros maestros que son nuestros padres, y aunado a esto en las escuelas, los docentes se enfoquen en compartirnos conocimientos que sirvan como una herramienta más que se traduzca en una mancuerna perfecta: padres de familia y maestros preparando a las nuevas generaciones para afrontar los avatares de la vida con singular alegría, fervor, ahínco y la suma de las sapiencias técnicas prácticas que den a nuestros hijos habilidades, capacidades y actitudes positivas, todo ello mediante el fomento del respeto hacia sus semejantes.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

19 recomendaciones
52 views
bookmark icon