Opinión

Hablemos de Seguridad… y algo más | Conquistadores y conquistados (disculpas, perdones u olvidos)

• Bookmarks: 50


… problemas como el de la inseguridad, que día a día se viven en la mayoría de las latitudes de nuestra nación y que, en algunas regiones, son más marcadas que en otras…

Diego Varela de León*

Estamos en la algarabía de los días de sobrada popularidad, con buena dosis de ocurrencias, donde la ignominia de la razón pide se hagan públicas disculpas -que ya se dieron- y que según la razón del contrario, no hay juicio a tal petición, ante lo que en esos ayeres era lo natural de las monarquías y principados, el de conquistar otras tierras mediante el avasallamiento de la fuerza en el poder de sus huestes para imponerse a los conquistados una nueva forma de gobierno, un símil de lo que ahora llaman democracia, y que bajo el amparo de ésta se imponen nuevas razones y nuevas lógicas, aunque estas sean ocurrencias y parezcan utopías de igualdades que a todas luces se palpan las desigualdades en todos los sentidos de la sociedad, principalmente entre los pueblos autóctonos y el resto de sus congéneres, que somos producto de un mestizaje de varias razas.

Problemas como el de la inseguridad, que día a día se viven en la mayoría de las latitudes de nuestra nación y que en algunas regiones son más marcadas que en otras, pero al final del día, sean menores o mayores los problemas de inseguridad, la gente vive en la zozobra, bajo el yugo del poder de la delincuencia que, mediante el avasallamiento de sus huestes y del poder que cada día es más agresivo, trata de conquistar a una sociedad que no termina por verse libre del conquistador sea cual fuere.

En este caso, el invasor que despoja de vida y de la tranquilidad e integridad a las personas que padecen este flagelo y a este conquistador nadie le exige disculpas públicas, y lo peor del caso es la inacción del ahora monarca, ante sus súbditos, que en la percepción de estos sobre este panorama, es desolador y es que los niveles de inseguridad no bajan, sino por el contrario, todos los días son a la alza y una razón que no termina por entender que lejos de disculpas, perdones u olvidos se fingen acciones que es lo mismo de no hacer nada ante los agravios que sufre la nación tanto del exterior como del interior en el presente, y que es el presente el que realmente debería de interesar, pues de este dependerán los días por venir para las nuevas generaciones.

Y bajo esta vista del panorama, bajo otro esquema de conquistadores y conquistados, sería tener si una verdadera reconciliación al interior de la nación y no el hospicio de enfrentarnos unos a otros por jergas e ideologías políticas que solo dividen; más bien se debería de pedir disculpas a los cientos de miles de víctimas por el flagelo de la inseguridad, injusticia y violencia que se padece en nuestro país.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

50 recomendaciones
119 views
bookmark icon