Opinión

Hablemos de Seguridad… y algo más | Asignatura pendiente (deuda eterna con las mujeres)

• Bookmarks: 16


La situación del logro de una vida libre de violencia en contra de las mujeres en nuestro país, es una asignatura pendiente tan grave; por citar algunas cifras, como las del INEGI que destaca que al menos 66.1% de las mujeres mayores de 15 años ha sufrido algún tipo de violencia en su vida

Diego Varela de León*

Tantos discursos sin recursos en todos los ámbitos, sobre todo en el político en torno a la defensa de los derechos y reconocimiento de las mujeres “que si ya hay paridad en el tema político”, “en lo económico igualdad salarial”, “en lo laboral equidad de espacios y responsabilidades frente al hombre”, y un largo etc. etc. que, invariablemente, siempre son discursos sin recurso, cuando en la realidad los niveles de discriminación, de desventaja y de una falsa representación política paritaria, que no es otra cosa que una simulación política donde se sigue manteniendo un esquema de dominio del hombre en la mayoría de los espacios del poder, así como en los puestos claves de la administración pública.

La situación del logro de una vida libre de violencia en contra de las mujeres en nuestro país es una asignatura pendiente tan grave, que solo por citar algunas cifras, como las del INEGI, que destaca que al menos 66.1% de las mujeres mayores de 15 años ha sufrido algún tipo de violencia en su vida; asimismo, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica reconoce que durante 2018 fueron asesinadas 3 mil 580 mujeres (3,580), es decir, que de ambas cifras, casi siete de cada 19 mujeres han sido víctimas de violencia en alguno momento de su vida y durante el año pasado fueron asesinadas en promedio casi 10 mujeres por día.

La ONU cita que existen razones de género cuando concurran algunas de las siguientes circunstancias:

  1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo.
  1. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia.
  1. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;
  1. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza.
  1. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima.
  1. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida.
  1. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

Y el escenario para nuestras mujeres sigue siendo adverso en muchos sentidos de la vida, en algún ámbito de su cotidianidad y claro que esta situación no se refiere solo a la acción gubernamental, pues de igual forma, debemos de tener una responsabilidad social compartida que debe iniciar en cada uno de nosotros por desterrar la violencia contra la mujer desde el lenguaje y ese machismo tan arraigado en nuestra cultura.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

16 recomendaciones
84 views
bookmark icon