Opinión

Hablemos de Seguridad… y algo más | Ahora sí va la buena “Cosas del pasado”

• Bookmarks: 46


Diego Varela de León*

A propósito de las nuevas estrategias en torno a los temas de seguridad pública con la ya aprobada Guardia Nacional que, según el gobierno en turno, con esto se pretende apaciguar el crónico problema de inseguridad que priva en nuestro país, en las cosas del pasado miramos nuestro presente y observamos que las temáticas no son nada nuevas, por lo menos de 22 años atrás.

Para ser más precisos en aquel 31 de diciembre de 1994, cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación, las reformas constitucionales al artículo 21 y 73 de nuestra Carta Magna, mismos que recoge los principios que dieran cauce y sustento jurídico a la coordinación en materia de seguridad pública, como función del Estado, y ordena que una ley fije las bases sobre las cuales deberían actuar los tres órdenes de gobierno.

Con dicha reforma se dio el primer paso, en establecer los fundamentos jurídicos claros para aplicar en todo el territorio nacional, una política sobre seguridad pública y diera respuesta a tan sentida demanda social. Y es así que el 11 de diciembre de 1995, se publicó la ley que establece las Bases de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Ésta, estableció los principios, materias, instancias e instrumentos del Sistema Nacional y seguido a esto, en agosto de 1998 se publica el Reglamento Interior de la Secretaría de Gobernación, mediante el cual se crea el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), como un órgano desconcentrado de esta dependencia, donde se definieron ocho ejes centrales, 26 estrategias y 120 acciones, con el fin de ofrecer respuesta inmediata a la ciudadanía y cuyos propósitos fueron por citar algunos:

  • Establecer una Política Nacional de seguridad pública.
  • Fortalecer al Estado Mexicano en el ámbito de la seguridad pública.
  • Coordinar a todas las instancias de seguridad pública de la Federación, Estados y Municipios, con pleno respeto a su ámbito de competencia.
  • Establecer un nuevo concepto de seguridad pública que comprenda la prevención del delito, la procuración e impartición de justicia y la readaptación social.
  • Revalorizar y dignificar a las instituciones de seguridad pública para que estas formen a su personal bajo los principios constitucionales de legalidad, eficiencia, profesionalismo y honradez.

Después de las reformas y fechas citadas en este intervalo de 22 años, hubo más reformas y propuestas que, por lo que se vive actualmente, siempre quedaron en buenas intenciones y deseos, y todo lo que, en su momento, ha sido la panacea sobre el tema, ha quedado en el tintero del olvido y el baúl de los recuerdos.

Esperemos que ahora sí, esta sea la buena.

*Libre pensador, amante de la música, la lectura y el deporte.

46 recomendaciones
98 views
bookmark icon