Opinión

Hablemos de Historia | ¿Quién fue Fernando Calderón?

• Bookmarks: 53


Cursó estudios latinos, de filosofía y letras en el Real Colegio de San Luis Gonzaga de Zacatecas. Posteriormente tomó las cátedras de derecho civil, derecho canónico y derecho constitucional, bajo la tutela del licenciado Santiago Villegas.

Adrián Fernández Chávez*

Fernando Calderón y Beltrán nació en la ciudad de Guadalajara, en el entonces Reino de la Nueva Galicia, el 20 de julio de 1809. Tuvo por padres a don Tomás Calderón y a doña María del Carmen Beltrán. Este acaudalado matrimonio fue dueño de la hacienda La Quemada, en el actual municipio de Villanueva, en el estado de Zacatecas, muy cercana a la zona arqueológica de La Quemada, perteneciente al Cultura del Valle de Malpaso.

De ellos heredó el título de Conde de Santa Rosa, mismo que jamás usó. Por motivo de los negocios de su padre, pasó su adolescencia en esta región. Cursó estudios latinos, de filosofía y letras en el Real Colegio de San Luis Gonzaga de Zacatecas. Posteriormente tomó las cátedras de derecho civil, derecho canónico y derecho constitucional, bajo la tutela del licenciado Santiago Villegas.

Tras la dolorosa muerte de su madre, en 1823, y de su padre, en 1826, volvió a Guadalajara y continuó sus estudios de jurisprudencia hasta obtener el título de abogado por el Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco en mayo de 1829.

Tras esto, regresó a Zacatecas y desempeñó diversos cargos públicos: magistrado en el Supremo Tribunal de Justicia de esta entidad, diputado al Congreso del Estado, coronel de artillería de la antigua milicia nacional, secretario de Acuerdos del Supremo Tribunal de Justicia y durante el periodo de gobierno de Marcos Esparza, ocupó el cargo de secretario General del Gobierno de Zacatecas.

Fernando Calderón abrazó el ideal liberal y luchó con tenacidad por un gobierno republicano, representativo, popular y federal. Vivió en la época de desavenencias ideológicas entre liberales y conservadores. Participó en una de las muchas rebeliones acaecidas en México durante esta época y fue herido de gravedad en la Batalla de Guadalupe, en la cual salió victorioso Antonio López de Santa Anna en las inmediaciones de Zacatecas en 1835.

A causa de su orientación y opiniones políticas, el gobernador de Zacatecas lo desterró y él se refugió en la Ciudad de México. En ella asistió a la Academia de Letrán y se incorporó al círculo literario de Guillermo Prieto, José Joaquín Pesado, Manuel Payno, Ignacio Cumplido y el cubano José María Heredia, con quién entabló estrecha amistad.

Pocos meses duró el exilio, ya que volvió a Zacatecas, por orden del ministro de la guerra, el general José María Tornel, quien expresó: “El genio no tiene enemigos; los talentos deben ser respetados por las revoluciones”. Mermada su fortuna, ocupó nuevamente diferentes cargos

53 recomendaciones
389 views
bookmark icon