Opinión

Hablemos de Historia | La piedra negra

• Bookmarks: 4


Cuenta la leyenda que varias personas encontraban en esa piedra un lugar adecuado para afilar su cuchillo o su machete, pero al hacerlo, se transformaba en un ser agresivo y atacaba a toda persona sin razón aparente; como fueron varias las personas que sufrieron de esta transformación, la piedra adquirió fama de propiciar crímenes…

Adrián Fernández Chávez*

Se originó por la ambición de dos amigos que decidieron ir en busca de una mina que les diera riqueza. Por los años 80’s del siglo XIX vivían en Zacatecas, Misael Galán quien era empleado de una tienda de artículos mineros, propiedad del señor Juan A. Petit, en el callejón de Rosales.

El contacto con estos artículos hacía soñar al joven Misael con encontrar una mina algún día. Su amigo Gildardo Higinio lo alentaba, pues él tenía los mismos sueños, así que después de insistirle, lo convenció de que invirtiera sus ahorros en estos artículos para iniciar la búsqueda.

Iniciaron la caminata por la cordillera que separa a Vetagrande de la capital zacatecana, pues ahí eran innumerables las vetas. Después de cinco días de caminar y buscar incesantemente, descubren una cueva de extraño aspecto y como movidos por un impulso se acercaron, a poco andar se presentó a sus ojos algo fantástico: ¡Una gran roca refulgente!

Ante tal espectáculo, los jóvenes lanzaron gritos de alegría y se dedicaron a escarbar alrededor de la piedra. ¡Esto es oro, sí oro puro! Decían. Sin duda, esta es la línea de una buena veta.

Al paso de un buen tiempo lograron sacarla con enorme esfuerzo y se la llevaron hasta el arroyo que baja de Vetagrande y quedaron extasiados frente a ella. A pesar de estar sumamente cansados, no podían dormir con solo pensar en lo que disfrutarían su tesoro. A ratos se miraban uno al otro con gran recelo y desconfianza.

Nadie sabe lo que pasó el resto de la noche, pero al día siguiente, un pastor los encontró muertos y dio aviso de inmediato. El representante de la autoridad, que en ese entonces era el señor Diego Romo, levantó el acta que dice: “La causa de ambas muertes es por riña entre ellos mismos”.

Los motivos, a la fecha permanecen en un total misterio, quizá fue la codicia, pero la piedra fue olvidada pues no tenía ningún valor alguno, estaba compuesta, por arsénico y azufre.

Cuenta la leyenda que varias personas encontraban en esa piedra un lugar adecuado para afilar su cuchillo o su machete, pero al hacerlo, se transformaba en un ser agresivo y atacaba a toda persona sin razón aparente, como fueron varias las personas que sufrieron de esta transformación, la piedra adquirió fama de propiciar crímenes, pues todos lo que afilaban ahí todos sus cuchillos o instrumentos de labranza se tornaban en seres como poseídos por el maligno, lesionando a sus compañeros o amigos.

Por consecuencia, creció la cifra de hechos sangrientos y ante tales sucesos se reunieron el gobernador del estado y el tercer obispo de Zacatecas, Fray Buenaventura, y decidieron tomar medidas para remendar tan caótica situación.

El obispo, acompañado por Fray Félix Palomino y cuatro diáconos, salieron al anochecer camino a Vetagrande a realizar un conjuro contra las fuerzas demoniacas de aquella piedra. Después de esto se la llevaron a un sitio escogido por el obispo fuera del alcance de los pendencieros. Este fue en el alto del muro posterior de la catedral, precisamente debajo de la campana chica.

Este se puede ver desde donde arranca la calle del Ángel a espaldas de Catedral. Si usted tiene dote de observador, quizá notara algo más con relación a la maléfica piedra.

 

* Licenciado en Contaduría, amante de la historia y apasionado del futbol. Administrador de la fanpage Historia de Zacatecas

4 recomendaciones
1129 views
bookmark icon