Destacados

El camino al pabellón psiquiátrico, la cárcel de los inimputables

• Bookmarks: 7


Fernando Quijas

 

ZACATECAS, ZAC.- Era una jugada arriesgada, pero la joven abogada quiso jugar una última carta en la audiencia en la que se vinculaba a proceso a su cliente por el delito de violación, por lo que solicitó al juez que se valorara un recurso de inimputabilidad por problemas mentales para el acusado.

En exclusiva para Ecodiario Zacatecas, Armando Ávalos Arellano, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ), explicó la diferencia de tratamiento jurídico para una persona que sufre de algún padecimiento mental y su responsabilidad ante un hecho, con el que recibe una persona mentalmente sana.

Para el Poder Judicial, explicó, una persona que sufre de alguna enfermedad mental se considera como inimputable al no estar consciente de haber cometido un delito por lo que no se le puede responsabilizar por éste, a diferencia de alguien sano.

“Un inimputable no comete delito, porque para cometer un delito una persona tiene que tener consciencia de que lo que está haciendo está prohibido. Y si la persona está afectada de sus facultades mentales no tiene esa consciencia”, dijo Ávalos Arellano.

El juez escuchó con atención la solicitud de la abogada. Quizás la joven profesionista creyó que podía usar las acusaciones de acoso por parte de distintas mujeres, las parafilias mencionadas en sus declaraciones y los demás datos escabrosos que salieron a flote durante la audiencia a favor de su defendido.

Sin embargo, aún después de considerar al indiciado como inimputable, el Poder Judicial debe continuar con el procedimiento por el hecho cometido por éste, a quien el juez le impone medidas de seguridad, a diferencia de una persona mentalmente sana, a quien se le dicta una pena.

“Acá (la pena) es una especie de castigo orientado a la rehabilitación, a la reinserción de la persona que cometió el hecho. Acá, es una medida de seguridad orientada a evitar que una conducta como la que ya se cometió se repita”, aclaró.

Tras escuchar la solicitud, el juez enseguida respondió y fue muy claro en su negativa para no aceptar el recurso de inimputabilidad por enfermedad mental, al señalar las pruebas que muestran que el acusado estaba plenamente consciente de las acciones cometidas y por las que estaba siendo vinculado a proceso, además de no existir un estudio profesional que demostrara lo contrario.

“El juez no actúa basado en sus percepciones”, dijo Ávalos Arellano, al destacar la necesidad de dictámenes periciales y psiquiátricos que comprueben si el indiciado en verdad no tuvo conciencia de sus actos en el momento de cometer el hecho.

Tras lo anterior, el juez determinará el tiempo que el indiciado declarado inimputable pasará bajo medidas de seguridad en uno de los pabellones psiquiátricos ubicados en los Centros de Reintegración y Readaptación Social ubicados en Fresnillo y Zacatecas, donde recibirán el tratamiento adecuado para atender sus padecimientos y en los que actualmente se atiende a 14 personas, comentó Ávalos Arellano, quién mencionó que estos casos no son muy frecuentes en Zacatecas, pero “sí suceden”.

La última carta había sido jugada por parte de la defensa. Ahora solo quedaría buscar la impugnación ante la resolución dictada por el juez pasadas las 2 de la mañana. Mientras tanto, en los pabellones psiquiátricos de estos centros penitenciarios dormían las mismas 14 personas que habían amanecido en sus lugares, según el último conteo de las autoridades. La llegada de uno nuevo no se dio, al menos no por esa noche.

7 recomendaciones
89 views
bookmark icon