Opinión

Derecho y Finanzas | La cancelación de la Compensación Universal

• Bookmarks: 13


Perdóname cabecita de algodón, a nombre de tooodos los contadores del mundo

Oscar García*

En días pasados platicaba con un empresario del transporte que estaba de paso por Zacatecas y, como es mi costumbre, hubo un momento en la conversación en la que le realicé diversas preguntas respecto de la operatividad y procesos de su empresa; una de las cosas que más quedó grabada en mi memoria fue cuando lanzó la frase “todo en mi negocio es dinero con riesgo de perderse”.

Dicha frase resume muy bien lo que a continuación me explicó: en su negocio de transporte, la inversión está realizada en tráileres, en llantas de los tráileres, en cajas de los tráileres, y en muchas cosas más de los tráileres, de las cuales, confieso, no conozco mucho, pero me dejó algo muy en claro: si el tráiler choca, se pierde todo. Todo el tráiler y todo el dinero.

Por suerte, hay aseguradoras, por lo que me dijo, no son baratas, pero las hay; sin embargo, este señor comentaba que en muchas ocasiones por “x” o “y” causa, el pago de la aseguradora se retrasa o se congela o se tiene que demandar para que sea pagado.

Congelando el dinero y congelando la posibilidad de trabajar.

En este punto, y a nombre de todos los asesores empresariales del mundo, quiero pedirles una disculpa a los AMLovers, pero nuestro apreciado tlatoani, cabecita de algodón, incansable luchador de las elecciones perdidas, está actuando de una manera más o menos similar que esas aseguradoras, al eliminar la compensación universal.

¿Por qué? Pues, simple: empecemos por explicar con manzanas la compensación universal: en muchas ocasiones el ISR (Impuesto Sobre la Renta) y el IVA (Impuesto al Valor Agregado), tienen saldos dispares, mientras que de ISR le debes al gobierno tres manzanas, en el IVA el gobierno te debe a ti dos manzanas; la compensación universal consistía en la posibilidad de sólo pagarle una manzana al gobierno por efecto de “compensación” (valga la redundancia) de las deudas recíprocas.

Al eliminar la compensación universal y teniendo en cuenta las mismas deudas señaladas anteriormente, implica que el empresario le pagará tres manzanas al gobierno de forma inmediata y de las dos que él nos debe a nosotros, tenemos que presentar el trámite de devolución, esperar la revisión, que en realidad es una auditoría que tiene de plazo 40 días hábiles (dos meses, más o menos) y en su caso, recibiremos el dinero, siempre y cuando todo le parezca perfecto a la autoridad, porque en caso contrario, negará la devolución o te devolverá solo la parte que considere correcta.

Congelando o perdiendo, durante todo ese tiempo el dinero que como empresario ocupas para trabajar.

¿Qué opinión tienes al respecto? Déjanosla en los comentarios de Facebook Ecodiario Zacatecas.

*Licenciado en Contaduría y Derecho; asesor empresarial y librepensador.

13 recomendaciones
99 views
bookmark icon