Opinión

Derecho y Finanzas | ¿IVA en la frontera?

• Bookmarks: 8


El precio de tener memoria corta en los impuestos…

Óscar García*

La franja fronteriza de México con Estados Unidos siempre ha sido motivo de debate por los más diversos temas; sin duda, causados por la infinidad de elementos y particularidades que confluyen en ella, y normalmente estas discusiones terminan en una o dos acciones por parte del gobierno para regular una u otra conducta, y el caso de los impuestos no es la excepción.

Han existido a lo largo de la historia reciente diversas modificaciones a las disposiciones fiscales que consideran a la franja fronteriza como una zona especial y en muchas ocasiones estas disposiciones se confrontan entre sí, por lo menos ideológicamente; por ejemplo, hace algunos años atrás llega un presidente y dice: “Para aumentar la competitividad de nuestras empresas en la frontera, reduciremos el IVA que estas pagan, y por lo tanto, puedan vender más barato”, obviamente se lleva ovaciones con esta acción.

Luego llega otro presidente y dice: “La economía en la franja fronteriza es muy alta y el poder adquisitivo es elevado, por lo que las empresas de la franja fronteriza en lugar de bajar sus precios con los estímulos de reducción de IVA, en realidad los han incrementado con referencia a los precios de USA; debido a esto es necesario volver a subir el Impuesto para que las empresas paguen lo justo que pagan todos los demás mexicanos”, otra vez ovaciones y vitoreos.

Después llega otro presidente y dice: “Entre lo que pasa en Siria, los chinos y que cuando me pongo los lentes en la nuca, la Suprema Corte me respalda, pues bajaremos el IVA en la frontera a un 8 por ciento y en el ISR habrá una disminución del 33 por ciento”. Otra vez sombreros al aire, aplausos, gritos y, por supuesto revisiones al decreto del 31 de diciembre de 2018 para verificar que la Suprema Corte lo respalda y la culpa es de Siria y de los chinos.

Sin embargo, en este momento viene a mi memoria la frase de Napoleón Bonaparte que reza más o menos así: “El que quiera hacer historia, primero que aprenda de ella”. En la frontera, cada determinado tiempo se olvida porqué hubo una modificación anterior de los impuestos; se bajan, se suben, se bajan y si no conocemos las causas reales de estos movimientos, probablemente en el futuro el ciclo se repita y se repita.

Como ciudadanos debemos empezar a tener una memoria menos corta y poder juzgar la historia y la realidad como es y no como creemos que es; esto implica informarnos e implica participar, de lo contrario, cada nuevo gobierno nos volverá a dorar la píldora y nosotros no sabremos si esas acciones nos ayudan o nos perjudican como Nación.

¡Vaya! Es como vender el voto en 500 pesos y luego te suban el precio del gas al doble. Tus 500 pesos se hicieron nada, pero tu único recuerdo será cuando te los dieron y, por tanto, tu capacidad de razonar se pierde con el momento.

*Licenciado en Contaduría y Derecho; asesor empresarial y librepensador.

8 recomendaciones
80 views
bookmark icon