Zacatecas Dejando Huella

Dan adiós al maestro Rafael Coronel

• Bookmarks: 200


Texto: Fernando Quijas

Fotos: Édgar Robledo y Fernando Quijas

 

ZACATECAS, ZAC.- “Nuestro Coronel sí tiene quien le escriba”, así comenzó Miguel Ángel Díaz Castorena, director del Museo Rafael Coronel, el discurso con el que iniciaría el fin del homenaje al recién fallecido artista zacatecano, cuyas cenizas reposaban al fondo del recinto donde miles de personas le darían el adiós.

Pero el homenaje a Rafael Coronel había iniciado horas antes en la calle Aldama. Al frente de la casa que los vio nacer y crecer, a él y a su hermano Pedro, sin saber que el destino los ubicaría después en el panteón de los artistas plásticos más reconocidos de México y el mundo.

Funcionarios, figuras del mundo político, artístico y social de Zacatecas, medios de comunicación, admiradores, turistas y curiosos mezclados entre sí esperaban el cortejo fúnebre que transportaba las cenizas del maestro zacatecano, mientras que niños wixárikas, que poco sabían de lo que ocurría a su alrededor, llegaban con cada uno de ellos para pedir una limosna.

Con la carroza llegó el gobernador Alejandro Tello Cristerna y su esposa, Cristina Rodríguez Pacheco, acompañando a la familia del artista homenajeado y otras autoridades, quienes subieron al estrado donde el cronista Manuel González Ramírez recordaría la vida y obra de Rafael Coronel.

Encabezado por la Internacional Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas, el contingente entre el que iba la carroza emprendió su camino por la avenida Hidalgo, decorada con pendones ilustrados con pinturas del artista, y un grupo de estudiantes de diversas escuelas que se despedía del maestro y su comitiva agitando un pañuelo blanco.

En la Catedral Basílica, el ritual de despedida sería breve. El obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, no tardaría mucho en reconocer los logros del artista y brindar la última bendición a sus cenizas, para que estas fueran llevadas al museo que tiene su nombre, donde sería su última morada.

En el lugar esperaba otro nutrido grupo de personas para despedirse de Rafael Coronel, como diputados de la LXIII Legislatura y líderes de las cámaras empresariales de Zacatecas.

Todos ellos participaron en las guardias de honor o pasaron al lugar donde permanecían las cenizas del artista, en la última estación del homenaje luctuoso.

El gobernador Alejandro Tello, así como autoridades del ámbito cultural tanto estatales y federales, dieron su esperado discurso, pero el de Díaz Castorena fue diferente.

Además de ser el más emotivo y sentido, el discurso del director del Museo Rafael Coronel y amigo personal del homenajeado, lejos de ser un mensaje de despedida, fue de bienvenida al recinto que albergará los restos del artista. “Al final de cuentas, bueno pues, maestro, está en su casa”.

200 recomendaciones
248 views
bookmark icon