Opinión

Contracorriente | Sobre el matrimonio igualitario

• Bookmarks: 15


“Ninguna mayoría, ni siquiera por unanimidad, puede legítimamente decidir la violación de un derecho de libertad o no decidir la satisfacción de un derecho social”.   Luigi Ferrajoli.

Gerardo Salmón Gómez*

La última semana, el tema más comentado en Zacatecas ha sido la negativa del Congreso local para modificar el Código Familiar del Estado con el objeto de reconocer el matrimonio igualitario en toda la entidad. Esta discusión trajo consigo un fuerte enfrentamiento mediático entre grupos conservadores y activistas de la comunidad LGBTTTIQA y que, como es de esperarse, el debate no se quedará ahí, sino que seguirá confrontando a ambos sectores.

Al respecto, me gustaría expresar algunas consideraciones legales muy breves, dejando claro que son exclusivamente en este carácter y no como una postura tendiente a favorecer a alguno de estos grupos, ni como una discusión entre moral y derecho.

Primero, tratándose de matrimonio entre parejas del mismo sexo es preciso apuntar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha pronunciado sobre la inconstitucionalidad de las normas que dispongan que la finalidad del matrimonio es la procreación y que lo defina como aquel que se celebra exclusivamente entre un hombre y una mujer; en el primer caso, por no resultar en un aspecto relevante en el fin de la unión marital, pues como lo establece el artículo 4º Constitucional, toda persona tiene el derecho de decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y espaciamiento de sus hijos; y en el segundo, por resultar en una disposición discriminatoria.

En este sentido, como ya se ha presentado en otros casos, sería procedente promover un juicio de amparo ante la negativa de cualquier autoridad en el estado para celebrar un matrimonio entre personas del mismo sexo que, al resolverse obligaría a la autoridad a llevar a cabo dicha unión. Esta es una alternativa idónea, aunque puede parecer un obstáculo para los interesados por la necesidad de accionar el aparato de justicia de la federación.

Por otro lado, si una pareja decide contraer matrimonio en alguna de las entidades federativas que sí reconocen el matrimonio igualitario como lo son Ciudad de México, Coahuila, Campeche, Michoacán, Morelos, Nayarit, Chihuahua, Baja California Sur e Hidalgo, tendría plenos efectos en territorios que no lo han hecho como es el caso de Zacatecas. Esto, de conformidad con la conocida doctrinalmente como “cláusula de entera fe y crédito” que recoge el artículo 121 constitucional para dar plena validez y eficacia a los actos públicos celebrados en otros estados de la República.

De esta manera, nos encontramos con que los matrimonios igualitarios pueden realizarse en Zacatecas y cualquiera de ellos celebrado en otro estado, produce efectos jurídicos plenos. Por ende, no podemos perder de vista la realidad social, pues en un futuro no muy lejano, la adecuación de la legislación civil se terminará concretando; mientras tanto, la tolerancia y el respeto son indispensables en la búsqueda de una comunidad libre de prejuicios y sin resentimientos.

*Zacatecano; estudiante de Derecho en la Universidad Panamericana Ciudad de México; asociado fundador de Alianza Juvenil por la Sostenibilidad, A.C.

Contacto: gersalmon29@gmail.com

Twitter: Gerardo Salmón G  | AJUVES

Facebook: AJUVES

15 recomendaciones
293 views
bookmark icon