Opinión

Contracorriente | Emergencia ambiental

• Bookmarks: 10


“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha” – Víctor Hugo

Gerardo Salmón Gómez*

En esta ocasión voy a retomar un tema que conmocionó al mundo entero la semana anterior, se trata del incendio de la Amazonia, la región tropical que puede considerarse uno de los pulmones más importantes del mundo. La tristísima contingencia ha consumido miles de hectáreas de selva y ha generado la perdida de incontables ejemplares de especies originarias de esa latitud.

El drama se fue acrecentando ante la inactividad de los gobiernos latinoamericanos implicados; la comunidad internacional, activistas y la sociedad civil, presenciábamos perplejos una emergencia ambiental sin precedentes y que posiblemente nos esté alejando cada vez más de la posibilidad de ganarle terreno al cambio climático y a la degradación del medio ambiente. Hasta hace un par de días, el G7, de la mano de Emmanuel Macron llegó a acuerdos concretos para apoyar a los países afectados (Brasil, Bolivia, Paraguay y Perú), sin embargo, un enfrentamiento mediático entre el mandatario francés y Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ponen en duda que dicho apoyo se pueda ver materializado.

La esperanza resurgió con algunas lluvias en la región, pero desgraciadamente aún quedan muchos puntos en los que el fuego sigue presente, por lo que resultan urgentes acciones de mitigación. Por otra parte, llegará el momento de pensar en la estrategia para restablecer el medio alterado, donde resulta indispensable impedir actividades agrícolas y ganaderas en los terrenos deforestados; no son pocos los comentarios que aseguran que estos incendios fueron provocados con la intención de explotar grandes extensiones de estas tierras.

Lo que está en riesgo en este caso no es simplemente la vegetación y fauna perdida, sino que es latente un incremento en la temperatura de la superficie del planeta, pues el Amazonas es un importante regulador del clima a nivel mundial, por lo que reitero que también perdemos una esencial batalla contra el cambio climático.

El balance es alarmante, tendremos que seguir muy de cerca las consecuencias que traigan estos lamentables sucesos, tratar de aportar soluciones dentro de nuestras posibilidades y seguir muy de cerca las decisiones y actividades que lleven a cabo las autoridades competentes.

La indiferencia y el escepticismo, a mi parecer, son nuestros peores enemigos en este momento.

*Zacatecano; estudiante de Derecho en la Universidad Panamericana Ciudad de México; asociado fundador de Alianza Juvenil por la Sostenibilidad, A.C.

Contacto: gersalmon29@gmail.com

Twitter: Gerardo Salmón G  | AJUVES

Facebook: AJUVES

10 recomendaciones
118 views
bookmark icon