Opinión

Catenaccio Político | “Yo tengo otros datos”

• Bookmarks: 6


“Un fanático es aquel que no puede cambiar de opinión y no cambiará de tema”: Winston Churchill

Manuel Espartaco Gómez García*

La semana pasada, la cual tuve la oportunidad de estrenarme como colaborador de la sección de plumas de Ecodiario, me comprometí a dedicar las próximas columnas a hablar de los más de 100 días de gobierno de AMLO, en tres temas torales y de impacto directo para México y los mexicanos; estos son, el económico, el social y la seguridad pública, por subdividirlos de alguna manera. De antemano anticipo que, los datos aquí vertidos son de diferentes fuentes, mismas que son citadas para evitar inclinar mi texto a la crítica estéril. Al final, una conclusión propia cierra.

En lo económico, podríamos decir que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 y la política energética del nuevo gobierno, concretamente en Pemex, son los dos grandes temas de los cuales hemos de partir, no sin antes comentar que la decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco fue una mala decisión, a la luz de lo que genera en los mercados, que va mas allá de cualquier tentación política. Es, por decir lo menos, una decisión que genera deuda e incertidumbre.

Derivado del PEF, del cual hay que decir que viene ramplón para algunos fondos y esplendido para los programas sociales clientelares, junto con la problemática de Pemex, que viene arrastrando desde hace décadas un lento, pero continuo desmantelamiento, y a un sindicato de los más corruptos del mundo, hay que agregarle un titular neófito y una secretaria de Energía ignorante de la operación de la empresa y con poca valentía para plantearle a su jefe alternativas ecológicas y sustentables que permitan estar a la vanguardia y dar el gran paso a las energías renovables.

El propio presidente ha reconocido que una de sus promesas de campaña no será cumplida, cuando menos en los primeros dos años de su gestión, esta es, la promesa del crecimiento económico de al menos 4% del PIB anual que, si bien, el nuevo gobierno encontró la economía en un proceso de desaceleración desde el año pasado, las decisiones políticas y económicas no solo no ayudan a revertir el mal, sino que nos ponen en un escenario de incertidumbre.

Por lo anterior, las calificadoras han devaluado la capacidad de Pemex y pronostican un crecimiento ubicado entre el 1.5 y el 1.8 anual, mismo que el presidente apuesta por el 2%, que incluso así, sería la mitad de lo prometido en campaña. Al final del día, Andrés tuvo que recular y reconocer que las calificadoras no andaban erradas y a él y a los que de política económica saben poco, pero saben menos de reconocer instituciones autónomas criticas e internacionales, no les quedó de otra que apechugar.

La confianza del consumidor alcanzó un nivel histórico, el mas alto en décadas, no cabe duda que la popularidad del presidente sigue arrastrando segmentos, así como arrastró a diferentes cargos públicos a una serie de políticos impresentables para diferentes encargos y posiciones de elección. Pero la popularidad no lo es todo, fueron tantos los compromisos (y por eso su aceptación es tan grande) que hubo que sacrificar a unos (programas, fondos, sectores poblacionales) para darles a otros; esto, derivado de que el gobierno se ha dado cuenta de que es falaz cumplirle a todos, acabando con la corrupción y aplicando la “austeridad republicana” que al final, ni se ha comenzado a terminar con la corrupción, ni se es tan austero como se dice ser.

“El plan de reactivación económica de AMLO descansa en buena medida en el aumento de la inversión pública con el impulso de la inversión privada a través de proyectos de infraestructura como la construcción del Tren Maya, el programa de Desarrollo Integral del Istmo de Tehuantepec y la concesión de 50 mil kilómetros de líneas de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).”   Fuente: FORBES.

El problema del plan de reactivación, es que no hay dinero para llevar a cabo los proyectos que detonarían la economía; y suenan los tambores de guerra en el congreso, ante el rumor de la solicitud de un crédito (deuda) para llevarlos a cabo.

*Licenciado en Derecho, amante del análisis político y crítico aventurero.

6 recomendaciones
120 views
bookmark icon