Opinión

Catenaccio Político | Mezquindad política en caso Presa Milpillas

• Bookmarks: 38


“El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que él predijo”.

Winston Churchill

 Manuel Espartaco Gómez García*

El proyecto hídrico más importante en la historia moderna de Zacatecas, se llama Milpillas y hace años que se diseñó. Hoy está en riesgo por no contar con algunos terrenos y su certeza jurídica; sin embargo, a todas luces es un pretexto para congelar el recurso etiquetado en el presupuesto de egresos de la federación (PEF), que se le destinó en diciembre del año pasado, para utilizarlo en otras cosas, desmantelando el proyecto y haciendo caso omiso a la crisis del agua que padece la zona conurbada del estado.

La necesidad del vital líquido en la zona más poblada de Zacatecas, ha sido una constante desde principio del milenio, pero se ha acentuado en los últimos años, por lo que la JIAPAZ ha resuelto tandear el agua, misma que llega a los hogares a veces una sola vez a la semana, haciendo imposible el transitar los siete días sin tener que contratar los servicios de una pipa. Este problema afecta a los más pobres, ya que los hogares que se encuentran en el cinturón sur de la zona, son en su mayoría hogares de un solo tinaco, es decir, no cuentan con cisterna; sin embargo, eso parece no importar a quienes promueven desde hace tiempo la cancelación del proyecto argumentando argucias, tales como despojo y deficiencias en el proyecto, mismas que son falsas y que solo han servido para incendiar el ambiente de por si duro, con los ejidatarios de Jiménez del Teúl.

Algunos investigadores argumentan la falta de viabilidad por los costos del bombeo del metro cúbico de agua, calculándolo en 300 millones de pesos al año.

Según Darcy Teatreault, se calculan los costos energéticos asociados con este bombeo en 8.62 pesos por cada metro cúbico. Si el acueducto moverá 41 millones de metros cúbicos de agua al año hacia el centro del estado, entonces el costo anual promedio de operación de la presa y del acueducto será de 353.4 millones de pesos durante 50 años.

Sin duda hay detalles que afinar, un proyecto tan grande seguramente tiene cosas que mejorar y la programación y el presupuesto desde luego que sufrirán modificaciones; sin embargo, no debe haber vuelta atrás, ante la necesidad básica de agua de alrededor de medio millón de personas, la única solución real a mediano plazo es Milpillas. Debe recordarse que los pozos profundos ya contienen agua mineralizada que no es para consumo humano, la cuenca que alimenta nuestro subsuelo cada vez trae menos agua y el organismo encargado de operarla está en emergencia, no falta mucho para el colapso, debe entenderse el proyecto sin mezquindad y sin regateos y amagues políticos. El bien común es lo primero y el derecho al agua es incluso de carácter constitucional.

Por último, el Proyecto Milpillas fue hecho, revisado y aprobado por organismos públicos nacionales y estatales y por sus expertos. No es una ocurrencia sexenal improvisada, tanto es así, que los estudios primarios arrojaron que el agua que corre por el río que habrá de alimentar la presa, amén de las lluvias, escurre literalmente a los estados de Nayarit y Jalisco, donde parte del vital líquido se aprovecha, pero la mayoría se filtra y se desperdicia. Mientras, en miles de hogares de nuestro estado se padece escasez y la escasez de agua es sin duda una condición para restar calidad de vida a los ciudadanos, todo por ambiciones desmedidas. ¿Qué necesidad?

*Licenciado en derecho, libre pensador crítico objetivo.

38 recomendaciones
160 views
bookmark icon