Opinión

Bang! | Fanboy

• Bookmarks: 13


Aunque intenté ser profesional para no molestar a los artistas con alguna actitud de fanboy, no dejaba de ser un morrillo emocionado de estar cerca de güeyes cuya música escuchaba desde que era un niño…

Fernando Quijas*

En abril de hace ocho años, me tocó vivir la primera experiencia que definiría en mi entonces joven espíritu, el interés de dedicarme (o al menos intentarlo) al periodismo musical, cuando me tocó cubrir un Corona Fest estelarizado por Molotov, Fobia, Jumbo, Sussie 4, Los Odio y Los Daniels.

Aunque intenté ser profesional para no molestar a los artistas con alguna actitud de fanboy, no dejaba de ser un morrillo emocionado de estar cerca de güeyes cuya música escuchaba desde que era un niño, por lo que le pedía una foto con todo el que se dejara, a lo que ellos amablemente accedían, excepto los de Fobia, ellos sí andaban en plan mamón al poner una valla de guardaespaldas para que nadie se les acercara.

Pero con la buena actitud por parte de los demás músicos, a nadie le importaba Fobia. Incluso algunos de ellos llegaban al “corral” para medios de comunicación a ver desde ahí las presentaciones de las otras bandas, conviviendo con los colegas y amigos de la prensa, que para esos momentos ya se había tomado entre todos, una hielera llena de cerveza que la compañía había dejado por si nos daba de esa sed que te hace hablarle de güey a uno de Los Daniels, como si el vato fuera tu compadre. Fue mágico.

Te puede interesar: Jumbo demuestra en el FCZ porqué es tan grande

El pasado jueves, después de tantos años, me tocó ver nuevamente a los de Jumbo comiendo elotes en un puesto justo enfrente de la mesa del bar en el que La Pekas y yo estábamos, porque obviamente estaba tomando.

Había pasado poco más de una hora de su presentación en Plaza de Armas como parte del Festival Cultural Zacatecas, cuando cuatro de sus integrantes, excepto el bajista, salieron a buscar algo de comer, saludando amablemente y tomándose fotos con todas aquellas personas que los reconocían.

La Pekas y yo tratamos de mostrar madurez y no molestarlos mientras comían elote y ni siquiera cuando se metieron al mismo bar, donde fueron abordados por otras personas. Solo busqué en mi Facebook esa foto que me había tomado con ellos años atrás. No sé por qué.

En algún momento fui por otro par de cervezas a la barra, donde estaban los de Jumbo decidiendo qué tomar.

Entonces decidí mostrarle a su vocalista, Castillo, la foto que me había tomado con él en el Corona Fest, no sé por qué, para platicarle que gracias a esa tocada decidí dedicarme al periodismo musical, a lo que él solo sonrió diciendo “Ah, qué chido” para voltearse a pedir su cerveza.

Fue mágico.

*Es medio ridículo

13 recomendaciones
76 views
bookmark icon