Opinión

Andar las vías… | ¿Presos y/o comunicados?

• Bookmarks: 12


Imposible negar los beneficios aportados para nuestra cotidianidad, los trabajos se hacen mejor, con menos personal, además de agilizarlo, por eso tal modernidad acapara gente de cualquier edad.

Luna Morena*

En nuestra infancia nunca imaginamos que la comunicación sería más viable, como lo es ahora.  Con menos letras enviamos un gran mensaje: tqm, tgp, o nos saludan con algún dibujo de abrazo, beso, felicidades, nos avisan que están dormidos, enojados, tristes, contentos, asombrados, en fin, cada quien usa esta modernidad según prefiera.

Imposible negar los beneficios aportados para nuestra cotidianidad, los trabajos se hacen mejor, con menos personal, además de agilizarlo, por eso tal modernidad acapara gente de cualquier edad.  Seguro que antes de imponer semejante valor, formularon un análisis mundial, de ahí que todos los días al parecer van destinados para acrecentar tecnologías, de esta manera se estimulan gustos, preferencias, o más faltas.

Aplican lo que nos entretiene, tanto, que a como dé lugar vamos por el teléfono de moda, que es igual, pero con algún agregado para seguir ejercitando nuestros pulgares, luego poco libres y sociales, desde los niños que saben más que nosotros, hasta los mayores que terminamos enseñados por ellos

No importa el espacio, se trata de estar comunicados, con gente “amigos” de todo el mundo que nunca conoceremos, pero son nuestros grandes seguidores, luego hasta nos enoja cuando ningún “me gusta” tiene su nombre, o nos deja en viso el que creemos conquistado en la web.

Por estar embebidos en tal invento dejamos lo principal: el dialogo consanguíneo tan necesario a cualquier edad, más en estos ininteligibles tiempos. Mejor  las series que abrazarlos, mejor lo irreal que nuestras pequeñas pero gigantes presencias muy verdaderas. Cuidado con interrumpirnos, cuando estamos en lo más emocionante, eso es imperdonable; luego gritamos defendiendo nuestro teléfono con la “sapiencia universal” que nos aporta. No digo que nada bueno tenga, desde luego que tiene contenidos enriquecedores, así como sus aplicaciones y sistemas, pero dan para otro escrito.

Otra molestia indescriptible sucede cuando sin querer lo olvidamos en nuestra casa. Sin el compañero nos sentimos entre la mitad del oxígeno, y la vida; con una desesperación sin nombre, ni volumen, más cuando quedamos de hablar con sutanito de las tareas escolares, o de cualquier otro pendiente; todos interesantes, tanto que posponer uno, sería asegurar el cero.

Los creadores de este invento llamado  celular, nos dan gusto, pero el gusto mayor es para ellos,  nunca nos pierden de vista, saben la manera de mantenernos entretenidos con tal recurso, porque han comprobado que lo primario y ligero es lo más buscado y bien recibido; solo ve las bancas en las plazas, algún café, cualquier sombra, parada del autobús, fila de las tortillas, tienda comercial, cine, sala de espera, en el cajero, reuniones de cualquier trabajo, consultorio, en la iglesia, en la cama, aguardando la comida; hasta en el baño, todos bastante ocupados en la nada, pero gastando mucho, lo que a veces no tenemos.

Luego los acaudalados, hacen fortuna con los pobres, y lo que nos venden son incontables y costosas recargas de aire con una facilidad tan única, siempre pensando en la comodidad del cliente.

* Escritora, poeta y promotora y difusora de la cultura. Soy tres escuches de monerías y casi un montón de cosas.

12 recomendaciones
100 views
bookmark icon