Opinión

Andar las vías… | Montañas con mercurio

• Bookmarks: 40


Tal vez estar en lo mismo todos los días, se le hizo algo tan común que nunca se enteró la jalea real donde pisaba, porque las vetas de mercurio no son cualquier cosa, menos contar con algunos cerros que producen este mineral.

Luna Morena*

Para conocer; solo recorriendo caminos, comunidades, gente. Ojalá pudiera compartir fotografías de las bellezas que encuentro por estas orillas como dijera un familiar: “sin chiste”. Tal vez, estar en lo mismo todos los días, se le hizo algo tan común que nunca se enteró la jalea real donde pisaba, porque las vetas de mercurio no son cualquier cosa, menos contar con algunos cerros que producen este mineral.

Cuando llegas a esta comunidad, muy al norte zacatecano, justo donde la aridez, con su mitad primavera, es matriz, encontrarás ese mundo cargado de piedras y arbustos enanos, puede que te entristezca o desagrade andar por esos caminos, más cuando desconoces su contenido, y no has hablado con ningún comunitario que, al vender este descubrimiento ayudaba su economía familiar.

Los interesados en esta búsqueda, por la tarde de cualquier día, sobre sus respectivos transportes emprendían el viaje, quedándose una noche extrayendo este metal blanco plateado, no sin antes cubrirse la cara puesto que, al inhalarlo, con el tiempo quedaban sin dientes. Luego cargados volvían a realizar la siguiente labor. Para esto a orillas del arroyo, o tras sus viviendas construyeron una fundición con los accesorios requeridos, primero escarbando la tierra con la profundidad y el ancho requerido, luego adquiriendo una lámpara portátil de fácil manejo, agua, carburo, y otros; bastante necesarios para poder limpiarlo hasta quedar sin impurezas, así ponerlo en frascos de cristal facilitando la observación del cliente. Mucho tiempo, esto fue base de una economía segura, puesto que pagaban bien por cada gramo.

Este grupo de exploradores se fueron restando por la emigración de algunos, y los que quedaron al no poder continuar con la  actividad por el peso y el cansancio estructural, decidieron retirarse; hace poco murió el único que quedaba (don Jesús Ramírez, a quien pude ver vaciar en frascos tan valioso mineral), pero tal riqueza continúa en movimiento  bajo esas montañas aguardando al osado todo decidido a invertir efectivo, tiempo, fuerza, resistencia; sabiendo que la recompensa es segura, y sin nada de escasez, puesto que los compradores de esta bendición son confiables como el efectivo que ofrecen, y para que te enteres; tal fuente a pesar de haber sido explotada hace más de 70 años, su continuidad no es nada depreciable.

Vamos por ese mercurio está tan cerquita, cuestión de ubicar la población de El Tulillo, así como los cerros que lo protegen. Quienes tan solo con talacho, barra, azadón y pala, extraían este brillante líquido fueron: Gabriel Torres, Santos Hernández, Baudelio Landeros, Jesús Ramírez, Emilio Ramírez, Rito Hernández, y otros. Los municipios de la ciudad colonial muestran al mundo de esta manera sus riquezas naturales.

*Escritora, poeta y promotora y difusora de la cultura. Soy tres escuches de monerías y casi un montón de cosas.

40 recomendaciones
99 views
bookmark icon