Opinión

Andar las vías… | ¿Cuánto somos de la moda?

• Bookmarks: 16


…vale analizar y conocer lo que va bien con nuestro estilo, luego identificar aquello que nos defina y nos haga sentir como queremos; de tal manera que si estamos cómodas y seguras con lo que traemos puesto, eso proyectamos en cualquier sitio donde se nos ocurra estar…

Luna Morena*

Por un poco de distracción buscamos hacer lo que mejor nos parezca y además nos guste. Vamos al cine, un café, un parque, o nos ponemos a ver aparadores de ropa y/o zapatos. Es cuando nos damos cuenta de las novedades, la modernidad, y vamos por ella para no andar anticuados; siempre identificando aquello que realza, recomienda y queda bien. Si no es así nos vamos por el color favorito, o la confección; que en ocasiones simplifican personalidad, aspecto, y estructura.

En estas cuestiones vale analizar y conocer lo que va bien con nuestro estilo, luego identificar aquello que nos defina y nos haga sentir como queremos; de tal manera que si estamos cómodas y seguras con lo que traemos puesto, eso proyectamos en cualquier sitio donde se nos ocurra estar.

Según nuestra estatura, color y proporción, es importante saber aportarnos calidad para ser notadas con estima y no como alguien sin interés para nadie. Tomemos de la moda lo que nos acomoda lo más que se pueda, siempre conservando nuestro gusto, lo que nos convenga, nunca aquello que provoque decir: ni cómo ayudarle.

Otra sugerencia con autenticidad mayorista es: identificar bien las tallas que usamos, tonalidades adecuadas, tela de fabricación y hechura; tanto que hasta la encargada de cualquier tienda sepa con sólo vernos lo que nos pueda mostrar, y a la vez recomendar la vía donde podamos encontrar aquello que va con nosotros y además nos agrade. Quienes suelen ser de gran ayuda en cuanto a vestimenta son nuestra familia, confiemos en sus observaciones y sugerencias, siempre sugieren lo que nos hace falta, o lo que debemos omitir.

Nunca hay que ser tan obedientes con la moda, nuestra estética a veces no corresponde a todos los cambios, ni en coloraciones ni en la confección, tampoco en efectivo. Las novedades pasan, la distinción perdura porque no depende de un vestido, ni de un par de zapatos; claro que ayudan, puesto que la presentación es importante y es lo primero que vemos, lo demás, a veces no lo defienden los atavíos que de pies a cabeza nos pudiéramos poner por aquello del primer efecto.

Este suele desaparecer según nuestros vocablos, lo cual sucede cuando vamos sin nosotros, sin nuestra esencia. Podemos vestir de gran moda para que nadie nos haga menos, pero eso no nos hace inteligentes ni servibles. De la moda lo que nos acomoda, pero debemos saber cómo y en qué momento aplicarla, no vaya a ser que por querer impresionar, en vez de favorecernos pase lo contrario. Mientras nuestra línea este bien marcada, ¡Que las modas cambien!

*Escritora, poeta, promotora y difusora de la cultura. Soy tres estuches de monerías y casi un montón de cosas.

16 recomendaciones
86 views
bookmark icon