Opinión

A q u e l a r r e | La importancia de una compañía de vida

• Bookmarks: 27


 

 

“…Padres amorosos entre sí, muestran el afecto que se tienen y el que tienen a sus hijos y, por ende, ellos se sentirán y crecerán en un entorno en el que se sientan amados y protegidos”.

 

Tanya Ortiz*

 

Escuchar frases como “yo he sido padre y madre de mis hijos al mismo tiempo”, “mis hijos no han necesitado de su padre toda su vida; para eso me tienen a mi” o “suficiente madre tienen mis hijos como para necesitar un padre”, durante los últimos años han sido más constantes.

La agitada vida en la que las familias se han visto inmersas con el pasar del tiempo ha terminado por fracturar aquellas que, a la postre, han visto que no tienen buenos cimientos pues a veces, con los primeros embates abandonan el barco y éste termina a la deriva; en la mayoría de las ocasiones, son los hijos, los únicos que quedaron a bordo.

Históricamente se ha asociado a la madre la responsabilidad de la crianza a los hijos desde que son engendrados; el rol de padre se ha enfocado a proveer y defender el hogar. A ser el ejemplo de responsabilidad y cuidado de la familia.

Estos roles permean hoy en día, sin embargo, cada vez más, vemos cómo han cambiado y ahora las responsabilidades ya son compartidas, pues ambos salen a conseguir recursos para proveer la casa y cuidan por igual a los hijos.

Hay estudios que indican que el hecho de que las madres hayan salido del hogar para buscar el sustento, por necesidad, puso en riesgo el bienestar familiar y poco a poco ha colapsado el equilibrio social al dejar a los hijos sin los cuidados y vigilancia adecuada, sin la orientación ni el fomento de valores.

Esta postura responsabiliza a las madres de familia del daño al tejido social que padecemos desde hace varios años y que se ha incrementado con los constantes hechos de violencia; y exime al hombre de ello cuando, de inicio, con su abandono, falta de atención e interés comenzó la debacle social, pues no olvidemos que juntos, padre y madre, son los pilares de la célula de la sociedad, que es la familia.

No se trata este un comentario sobre lenguaje inclusivo o de género. Tampoco es pretensión excluir a aquellas familias monoparentales. Es resaltar la importancia de los padres en el seno familiar para el desarrollo de los hijos, no de sus preferencias o identidad sexual.

Así, mucho se ha dicho que cuando una persona se convierte en padre violento, repite patrones que vio en su niñez. Alguno de sus progenitores ejerció violencia y fue lo único que conocieron. Otros se van al extremo y rechazan todo tipo de violencia de forma vehemente, lo que también es una muestra del daño que sufrieron en su infancia.

Por ello la importancia de la elección de una compañía de vida: padres amorosos entre sí, muestran el afecto que se tienen y el que tienen a sus hijos y, por ende, ellos se sentirán y crecerán en un entorno en el que se sientan amados y protegidos.

Padres interesados en enarbolar y fomentar los valores como el respeto a la propiedad ajena, a los adultos mayores, a su entorno, serán el cimiento de adultos interesados en una mejor sociedad.

Bien se dice: mira aquél cómo trata a un desvalido, un mesero y un animal, porque en su trato pone el corazón que tiene. 

Igual hay matrimonios que dicen que por los hijos siguen unidos, cuando la realidad es que han perdido de vista que sus hijos son entes propios que un día se irán y esos padres, con lo único que se quedarán, es con el desamor que sembraron entre sí.

Tener a un compañero de vida es justo eso: con quien compartir esas responsabilidades y obligaciones, no dejarlas caer unas u otras en uno solo; es disfrutar los triunfos del otro, de ver crecer a los hijos y cómo se fueron formando como hombres y/o mujeres de bien.

Es tener en quién confiar, en quien apoyarse, con quien crecer. No es estar detrás ni enfrente, sino a un lado, de la mano, juntos para sí y para los demás. Quien te cuide y proteja cuando no puedas valerte por ti mismo; que te brinde el calor que necesitas y quite tus miedos, aunque tal vez muera más de miedo que tú.

Para quienes han logrado pasar años así, qué dicha recordar cómo han sobrellevado los tiempos más difíciles y siguen juntos; cuando pierden a ese ser amado, el dolor ha de ser inconmesurable.

 

Hoy, en memoria de Bundy, con el cariño de su esposa e hijos.

 

*Politóloga, periodista y abogada. Amante de las letras, la lluvia y el petricor.

 

**Las opiniones plasmadas en las colaboraciones son responsabilidad de cada autor, así como su estilo de escritura. Ecodiario Zacatecas sólo es una plataforma digital para darlas a conocer a sus lectores.

 

27 recomendaciones
44 views
bookmark icon